Veinte muertos en un ‘espantoso’ incendio en un hotel de París


París, 15 abr (EFE).- París se despertó hoy conmocionada por un «espantoso» incendio que arrasó durante la madrugada un céntrico y modesto hotel habitado por inmigrantes y que causó la muerte de al menos 20 personas, entre ellas diez niños, y heridas graves a 13.


Veinte muertos en un ‘espantoso’ incendio en un hotel de París

| abril 15, 2005

París, 15 abr (EFE).- París se despertó hoy conmocionada por un «espantoso» incendio que arrasó durante la madrugada un céntrico y modesto hotel habitado por inmigrantes y que causó la muerte de al menos 20 personas, entre ellas diez niños, y heridas graves a 13.


Este «drama espantoso» es «una de las catástrofes más dolorosas que hayan enlutado París» en los últimos 35 años e inspira «un sentimiento de horror» y «emoción», dijo el presidente francés, Jacques Chirac, que asiste hoy al funeral por Rainiero de Mónaco.


También el primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, expresó su «gran emoción» y pidió que se abra «inmediatamente» una investigación para determinar las causas del incendio que calcinó las seis plantas del hotel, con el fin de «proponer, si hiciera falta, nuevas disposiciones destinadas a evitar tales siniestros».


Unas pesquisas que inició un equipo de la policía científica y judicial de París a primeras hora de hoy, una vez que los bomberos consiguieron apagar el violento incendio, y cuyos resultados espera Chirac lo más rápido posible para que se sepa «la verdad sobre esta catástrofe y se saquen las consecuencias» oportunas.


París, ciudad candidata para organizar los Juegos Olímpicos de 2012, cuenta con más de dos mil hoteles similares al «París Opera».
Este establecimiento, con 76 plazas, de las que 75 estaban ocupadas, según el Prefecto de Policía de París, Pierre Mutz, no presenta «a priori» problemas de seguridad, pues estaba sujeto a controles regulares y, de hecho, la alerta de humos funcionó.


La última inspección efectuada por expertos de la Prefectura de París se remonta al mes pasado, según fuentes de los bomberos, que precisaron que la existencia de una única salida en el edificio, clasificado como residencia de quinta categoría (equiparable a una pensión), es conforme con la ley.


Todo apunta, por el momento, a que el foco de las llamas se situó en la primera de las seis plantas del inmueble, al aparecer en la habitación donde se preparan los desayunos, y que fue de tipo accidental, aunque indeterminado, según fuentes policiales.


El hecho de contar con una única salida hizo que la escalera del «París Opera», situado en una estrecha calle del distrito IX de la capital francesa, se convirtiese en una «auténtica chimenea» que favoreció la fulminante propagación de las llamas e impidió la rápida evacuación de sus ocupantes, atrapados por el fuego y la humareda.
Muchas de las víctimas mortales murieron carbonizadas, otras fruto de la asfixia, y algunas al lanzarse desde las ventanas del hotel presas del pánico, indicaron los servicios de rescate y los testigos presenciales.


Tanto los agentes de seguridad de los almacenes Galeries Lafayette, uno de cuyos laterales está frente al hotel siniestrado, como las prostitutas instaladas en las calles aledañas, que fueron los primeros en acudir al escuchar los gritos de socorro, describieron escenas de horror y espanto.


Relataron, horrorizados, cómo algunos residentes se lanzaban por las ventanas, algunos con sus hijos, para escapar del fuego.


Según los bomberos, el número de víctimas habría sido inferior si se hubieran quedado en sus habitaciones en lugar de tratar de huir.


La planta baja de Galeries Lafayette se convirtió en un improvisado hospital de campaña, y la Cruz Roja prestó apoyo psicológico a las víctimas, de origen francés, senegalés, portugués, ivorense, estadounidense, ucraniano y tunecino, entre otras nacionalidades.


El ministro del Interior, Dominique de Villepin, y el alcalde de París, Bertrand Delanoe -que ha prometido que todas las familias serán realojadas-, acudieron inmediatamente a la zona, donde se desplazaron 250 bomberos, que tras apagar las llamas iniciaron la difícil tarea de inspeccionar las dos últimas plantas del edificio que corrían el riesgo de desplomarse.


No se descarta, por ello, que puedan aparecer nuevas víctimas mortales a medida que avancen las inspecciones.


«Hay que sacar inmediatamente las lecciones de este drama y dejar de albergar a familias en estos hoteles turísticos, algo costoso para el erario público, inadaptado, precario y peligroso», denunció la Asociación por el Derecho al Alojamiento (DAL), que tildó esta práctica, bastante generalizada en Francia, de «aberrante».


Los ocupantes del «París Opera» estaban alojados por la Alcaldía de París y varias asociaciones caritativas.


«Frente a este drama», el ministro de Empleo y de Cohesión Social, Jean-Louis Borloo, que se desplazó también a la zona, insistió en que, «más que nunca, la acción en favor del alojamiento de urgencia debe continuar».


Borloo ha recibido el encargo de Raffarin de «adoptar las medidas necesarias para albergar y realojar a los habitantes del hotel».