Sao Paulo campeones mundiales de clubes


Rogerio Ceni, un gigante en el arco, venció su duelo personal con Luis García para darle al Sao Paulo la satisfacción de derrotar al Liverpool por 1-0 y conquistar el campeonato mundial de clubes.


Sao Paulo campeones mundiales de clubes

| diciembre 18, 2005

Rogerio Ceni, un gigante en el arco, venció su duelo personal con Luis García para darle al Sao Paulo la satisfacción de derrotar al Liverpool por 1-0 y conquistar el campeonato mundial de clubes.


Rogerio -asistido por el travesaño- contuvo el domingo la artillería incesante de García y sus compañeros para cerrar el arco, mientras Mineiro coronó la fiesta anotando el tanto en jugada de lujo.


A los 27 minutos triangularon Fabao, Aloisio y Mineiro, y el ex internacional quedó solo frente al arquero José Manuel Reina al que venció con remate esquinado.


Liverpool dominó la pelota, controló las acciones y martilló con una ofensiva sin pausa, y la metió tres veces en la red en jugadas invalidadas, sin poder concretar en el marcador su superioridad en la cancha. Los cabezazos de García fueron una pesadilla para la defensa paulista.


Sao Paulo, con pausa y sin prisa, controló el aluvión y pegó donde más dolía para llevarse el triunfo.


En partido preliminar en el mismo estadio de Yokohama que presenció la final de la Copa Mundial del 2002, Deportivo Saprissa, de Costa Rica, venció por el tercer puesto al Al Ittihad, de Arabia Saudí, por 3-2 dando vuelta en los cinco minutos finales un marcador adverso.


A poco de iniciado el encuentro, inmediatamente después que un cabezazo de Fernando Morientes salió cerca del travesaño, un intruso invadió la cancha y quedó enredado en la red de un arco. Inmediatamente el personal de seguridad se le abalanzó para sacarlo pero tardó en desenredarlo de la red.


Las cámaras de la televisión evitaron mostrar el incidente debido a la intención de los organizadores del torneo de no darles publicidad a hechos de ese tipo.


Superada la sorpresa, los dos equipos se dedicaron a su negocio y Liverpool empezó a predominar con pases largos a velocidad.


Pese a que el equipo inglés fue el que llevó más peligro, Sao Paulo abrió el marcador con una jugada a tres toques. Fabao recibió la pelota, habilitó a Aloisio y éste, al ver que Mineiro entraba por el medio, se la puso como con la mano a ras del piso. Mineiro enfrentó solo al arquero José Manuel Reina y se la colocó a un costado.


Liverpool se lanzó al ataque una y otra vez, y uno de los tres cabezazos mortíferos de Luis García se estrelló en el travesaño antes de salir de la cancha.


A los 59, Rogerio Ceni ahogó el grito de gol de los hinchas del Liverpool cuando descolgó de un ángulo una pelota de tiro libre del capitán inglés Steven Gerrard que parecía tener destino de red.

Seis minutos más tarde García recibió un centro y su infaltable cabezazo metió la pelota en la red, aunque la jugada fue invalidada porque él y dos compañeros habían quedado en posición adelantada.


Y poco después García, cuándo no, exigió a Rogerio con un remate combado que Rogerio, con una voltereta en el aire, sacó al corner.