Líder judío de Nueva York busca hacer frente a la polio


“Kol Israel areivim zeh l’zeh – todos los miembros de la Casa de Israel somos responsables de proteger nuestra salud y la de nuestras comunidades también”, dijo. “Realmente necesitamos activar eso en la gente. Es necesaria una respuesta colectiva en beneficio de todos”.


Líder judío de Nueva York busca hacer frente a la polio

Ariel Albaez | noviembre 23, 2022


El Departamento de Salud del Estado de Nueva York ha declarado la guerra a la polio (poliomielitis), una enfermedad incapacitante y potencialmente mortal causada por el virus de la polio.

El descubrimiento este verano de que un joven no vacunado en el condado de Rockland había desarrollado la forma grave y paralítica de la polio se ha convertido en una importante llamada de atención para los profesionales médicos de todo el estado.

El Dr. Eli Rosenberg, subdirector de la Oficina de Ciencias de la Salud Pública, dijo a JewishPress.com en una entrevista que el único caso en el condado de Rockland indica que todavía hay “cientos, si no miles de otros que no se han detectado” debido a la forma de transmisión del virus.

Las pruebas de PCR, dijo, también “conectaron genéticamente una muestra de la ciudad de Nueva York con el caso del condado de Rockland”.

Rosenberg, epidemiólogo que ha desempeñado un papel importante en el seguimiento del COVID-19, la viruela del mono y la poliomielitis en el estado, dijo que se han producido “repetidas detecciones del virus también en los condados de Orange, Sullivan y Nassau”, así como en la ciudad de Nueva York.

Hay “pruebas fiables, continuas y repetidas, a través de la vigilancia de las aguas residuales, de que el virus de la polio circula por las comunidades”, dijo. “Las personas eliminan el virus en sus heces”.

La vigilancia de las aguas residuales es una herramienta de salud pública que se desarrolló durante la pandemia de coronavirus.

“Hay, de hecho, múltiples muestras preocupantes en la ciudad de Nueva York”, dijo Rosenberg, aunque se abstuvo de ofrecer más detalles, diciendo que el Departamento de Salud e Higiene de la ciudad de Nueva York supervisa y gestiona la vigilancia de las aguas residuales en los cinco distritos.

Síntomas y transmisión de la polio

La poliomielitis se transmite de persona a persona por vía oral y a través de las heces (piense: falta de higiene, alimentos o agua contaminados) y puede invadir el sistema nervioso central de una persona infectada -incluyendo el cerebro y la médula espinal- causando parálisis. No hay cura. Sin embargo, hay vacunas para prevenirla.

Lo que más preocupa a los profesionales de la medicina es el hecho de que aproximadamente el 70% de los casos de polio son asintomáticos; los síntomas leves pueden incluir dolor de garganta y fiebre que pueden durar hasta 10 días.

El virus es especialmente peligroso para los bebés, que corren el riesgo de desarrollar encefalitis (infección del tejido cerebral) y discapacidades permanentes como resultado.

Los casos más graves presentan síntomas como dolor de cabeza, fuertes dolores musculares, problemas para tragar y respirar, rigidez de cuello y espalda, y parestesia, una sensación anormal y generalmente indolora de la piel sin causa física aparente.

Los infectados pueden contagiar la enfermedad hasta seis semanas, aunque no presenten síntomas.

Los que sobreviven a la forma más grave de la enfermedad pueden ser vulnerables al “síndrome postpolio”, una afección en la que la debilidad muscular, las dificultades respiratorias y algunos otros síntomas debilitantes vuelven a aparecer más tarde en la vida, y permanecen.

Las cifras
Entre el 21 de julio y el 14 de noviembre de 2022, se administraron 42.455 dosis de vacuna antipoliomielítica a niños de 18 años o menos en los condados de Rockland, Orange, Sullivan y Nassau, un aumento del 21% en comparación con el mismo período de 2021, según los datos presentados al Sistema de Información de Inmunización del Estado de Nueva York (NYSIIS).

Esas son las buenas noticias

Sin embargo, a partir del 1 de noviembre de 2022, al menos 21.753 niños de entre 2 meses y 7 años en los condados de Rockland y Orange no estaban al día con sus vacunas contra la polio, según los datos del departamento de salud del estado a través del NYSIIS.

Eso ya es bastante malo; pero mira las cifras cuando añades los niños mayores y las poblaciones adolescentes.

A partir del 1 de agosto de 2022, al menos 68.288 niños de 2 meses y hasta 19 años de edad que residen en los condados de Rockland y Orange no estaban al día con sus vacunas contra la polio.

Los niños no vacunados representaban aproximadamente la mitad de esa cifra, dijo la oficina de Rosenberg.

Rosenberg y su equipo se están centrando en llegar a los niños que no están vacunados -y que, por tanto, corren el mayor riesgo-, ya que la primera dosis de la IPV ofrece hasta un 90% de protección contra la enfermedad.

Todos los proveedores de atención sanitaria del estado fuera de la ciudad de Nueva York están obligados a informar al departamento de salud del estado de todas las vacunas (y del historial de vacunas) administradas a personas menores de 19 años. Los proveedores también están obligados a añadir retroactivamente las inmunizaciones para los pacientes de 18 años o menos, pero no todos los proveedores lo han hecho para aquellos que recibieron las vacunas antes de ese momento, dijo la oficina de Rosenberg.

Una preocupación real y seria

“La intersección de las bajas tasas de vacunación y la evidencia en las aguas residuales es una receta para una preocupación real y seria”, advirtió Rosenberg.

“Los niños que necesitan dosis se cuentan por decenas de miles, y los que no han sido vacunados en absoluto corren aún más riesgo de padecer enfermedades graves. Sólo en los condados de Rockland y Sullivan, al menos 10.000 no han sido vacunados en absoluto”.

Se están enviando cartas a las familias de los niños que están atrasados, dijo.

La polio se consideró erradicada en Estados Unidos en 1979. La actual reaparición es una muy mala noticia para la comunidad sanitaria de Nueva York.

“Estamos construyendo el avión mientras lo volamos”, dijo Rosenberg.

Sobre la vacuna

Hay tres cepas de poliovirus (1, 2 y 3). La cepa actual que está haciendo la ronda es el tipo 2 (cVDPV2).

A principios de este año, hubo un brote de polio de tipo 3 (cVDPV3) en Israel. Sin embargo, según la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, con sede en Ginebra, en Israel “se ha confirmado la existencia de poliovirus de tipo 2 y de tipo 3”.

En su día, la vacuna oral contra el poliovirus OPV utilizaba la forma debilitada del virus y prevenía los tres tipos. Pero hubo casos de niños que se infectaron por ese mismo virus, por lo que se dejó de utilizar. Ya no está autorizada en Estados Unidos.

En el año 2000, Estados Unidos cambió a la IPV, la vacuna de poliovirus inactivado de la que fue pionero el Dr. Jonas Salk y que utiliza una forma inactiva del virus. El Ministerio de Sanidad del Estado de Israel utiliza la misma vacuna.

Una nueva versión de la vacuna, la NOPV2, previene específicamente la poliomielitis de tipo 2. Todavía no ha salido al mercado y Rosenberg dijo que “faltan muchos meses para tomar una decisión al respecto”.

Reconstruir la confianza

“Esto es real, las consecuencias son graves, y hemos visto problemas de confianza en cuanto a la gente que confía en las vacunas, pero todos entendemos universalmente que la gente quiere proteger a sus familias y mantener a sus hijos sanos”.

El departamento ofrece información sobre la poliomielitis y la necesidad de vacunarse contra el virus en varios idiomas, como el yiddish, el español, el criollo haitiano, el chino y el farsi.

“Podría ser tu vecino, tu hijo – sólo un caso. ¿Cuál es el problema?” dijo Rosenberg. “Pero el problema es que también podría haber 99 o más por ahí”.

Las infecciones no detectadas pueden extenderse exponencialmente a bebés, niños, adolescentes o adultos. Hay quienes todavía están en sillas de ruedas hoy en día y recuerdan precisamente cómo podría ser la catástrofe de salud pública si entre los infectados hay uno o más con la forma grave del poliovirus.

Nueva York está adoptando una visión a largo plazo
“Estamos adoptando un enfoque a largo plazo para este trabajo”, dijo Rosenberg. “Hemos tardado años en llegar a este problema como sociedad y no vamos a engañarnos pensando que unas pocas semanas o meses lo van a resolver”.

Citó el impacto de la preocupación pública por la vacuna COVID-19 – “que llegó justo después del brote de sarampión en 2018-2019”- como uno de los factores que ha tenido un gran impacto, creando una pérdida de confianza en el gobierno y la atención sanitaria.

“El entorno es más difícil en este momento, lo que significa que tenemos que comprometernos con más fuerza, y ser realistas de que va a tomar más que semanas y meses” para resolver.

“El COVID fue una auténtica conmoción para el mundo. Perdimos a muchos”, lamentó. “El COVID nos ha insensibilizado a lo que es ‘malo’“, porque fue, efectivamente, muy malo durante la pandemia.

Pero la polio también es mala. Pregúntele a cualquiera que tenga 70 años o más.

Nueva York se centra en llegar a las grandes comunidades jasídicas

Rosenberg se centra especialmente en la cuestión de la vacunación en las comunidades judías ortodoxas y jasídicas, que tienen familias numerosas y a veces deciden no vacunar a sus hijos, o a ellos mismos.

“Las aguas residuales no tienen religión”, subraya, “pero en las zonas de detección -las zonas de las grandes comunidades jasídicas- hubo mayores tasas de detección y menores tasas de vacunación”.

“Sabemos que son una parte clave de la ecuación; estas mismas comunidades han experimentado brotes similares”, subrayó. “Si no estás vacunado, tu hijo no está vacunado, no nos importa cuál sea tu religión. Si vives en estas zonas, estás en riesgo”.

Este brote se siente como algo personal

“Este brote se siente personal”, dijo Rosenberg, que es judío. “Para mí, un valor fundamental del judaísmo es la importancia y el carácter sagrado del cuerpo. Tu cuerpo es un préstamo, en cierto sentido, y tienes que hacer todo lo que esté en tu mano para protegerlo y mantenerlo sano”.

“Esta cosa milagrosa creada en los años 50 es algo fácil que podemos hacer para protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias.

“Kol Israel areivim zeh l’zeh – todos los miembros de la Casa de Israel somos responsables de proteger nuestra salud y la de nuestras comunidades también”, dijo. “Realmente necesitamos activar eso en la gente. Es necesaria una respuesta colectiva en beneficio de todos”.

“También me preocupa la reputación de las comunidades judías aquí y su reticencia a la vacunación. Si ignoramos estas cuestiones y se produce la circulación de un virus erradicado, se perjudica la reputación y el buen nombre de las comunidades judías.

“Estoy tratando de evitarlo. Así es como luchamos contra el antisemitismo”.

Información de: jewishpress.com