La ONU examina la represión de las protestas contra el régimen en Irán


El proyecto de resolución preparado por Alemania e Islandia pide que se investiguen las “dimensiones de género” de las presuntas violaciones, pero la medida podría tener dificultades para conseguir el respaldo suficiente para ser aprobada.


La ONU examina la represión de las protestas contra el régimen en Irán

Ariel Albaez | noviembre 22, 2022


El máximo órgano de derechos de las Naciones Unidas celebrará una reunión urgente esta semana para estudiar la posibilidad de iniciar una investigación internacional sobre la represión mortal de las protestas masivas que sacuden a Irán.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrará el jueves una sesión especial sobre “el deterioro de la situación de los derechos humanos”, a petición de Alemania e Islandia.

La reunión se celebra tras dos meses de protestas en Irán, desencadenadas por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, tras ser detenida por una supuesta infracción de las estrictas normas de vestimenta de las mujeres del país, basadas en la sharia islámica.

Al menos 378 personas, entre ellas 47 niños, han muerto en la represión desde la muerte de Amini, según el grupo de Derechos Humanos de Irán (IHR), con sede en Noruega.

Las manifestaciones se han extendido por todo el país y se han convertido en un amplio movimiento contra la teocracia que gobierna Irán desde la caída del Sha en 1979.

Según los expertos en derechos de la ONU, miles de manifestantes pacíficos también han sido detenidos, entre ellos muchas mujeres, niños y periodistas, y hasta ahora se ha condenado a muerte a seis personas por las manifestaciones.

Dimensiones de género
Durante la sesión del jueves, los diplomáticos estudiarán un proyecto de resolución presentado por Alemania e Islandia en el que se pide al Consejo que cree una investigación internacional de alto nivel para investigar todas las presuntas violaciones relacionadas con las protestas en curso en Irán.

Según el texto, la llamada misión internacional de investigación independiente debería incluir en sus investigaciones “las dimensiones de género de dichas violaciones”. El proyecto de resolución, que aún podría cambiar, pide a los investigadores que “recojan, consoliden y analicen las pruebas de dichas violaciones, y que preserven las pruebas”, con vistas a un futuro enjuiciamiento.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, que estará presente en la sesión, subrayó recientemente en Twitter que esa investigación es vital porque “sabemos lo importante que es para las víctimas que los responsables rindan cuentas”.

El proyecto de texto pedía a Teherán que “cooperara plenamente” con los investigadores, que, según decía, deberían presentar un informe completo en marzo de 2024. Los grupos de derechos humanos saludaron la sesión especial.

“Estamos viendo abusos tan graves en respuesta a las protestas”, dijo a la AFP Lucy McKernan, de Human Rights Watch.

“Corresponde al Consejo reaccionar”, dijo, expresando la esperanza de que los países respalden la investigación, “para que al menos en el futuro haya una posibilidad de rendir cuentas”.

Para convocar una sesión extraordinaria se necesita el apoyo de 16 de los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos, más de un tercio. Hasta ahora, Alemania e Islandia han recibido el respaldo de 50 países para su solicitud de sesión del jueves, incluidos 17 miembros del Consejo.

¿Suficientes votos?
Pero a pocos días del evento, no está claro si reunirán los votos necesarios para aprobar su resolución. El Consejo de Derechos Humanos ha sido testigo de la creciente oposición de países como China, Rusia e Irán a los esfuerzos, a menudo liderados por Occidente, de pedir cuentas a países concretos por supuestas violaciones.

El mes pasado, los países occidentales y sus aliados sufrieron una aplastante derrota en el Consejo cuando se frustró su intento de incluir en el orden del día la cuestión de los supuestos abusos generalizados de China en su región de Xinjiang.

Pero Irán puede tener más dificultades para bloquear la resolución del jueves. No tiene la misma influencia sobre muchos de los miembros del Consejo que Pekín.

Y aunque China nunca ha figurado en el orden del día del Consejo, el organismo nombró un llamado relator especial sobre Irán ya en 2011 y ha votado cada año desde entonces para renovar ese mandato.

La reunión del jueves también será la primera oportunidad para que el nuevo jefe de derechos de la ONU, Volker Turk, hable ante el Consejo.

Está previsto que abra la sesión a las 9.00 horas GMT, seguida de las declaraciones del relator especial y de probables representantes de la sociedad civil iraní.

Información de: israelnoticias.com

Créditos de foto: AP