Investigación revela las estrategias clave para que las empresas puedan cultivar el talento tecnológico


Las empresas que no son nativas digitales suelen verse superadas en ofertas de talento tecnológico o superadas por candidatos con mucha experiencia.


Investigación revela las estrategias clave para que las empresas puedan  cultivar el talento tecnológico

Judit Peña | octubre 25, 2022


Redacción RADIO PANAMÁ

En un mundo donde la tecnología marca la pauta no solo a nivel personal sino también
empresarial y aunque todas las empresas necesitan aprovechar todo el poder de la
innovación para seguir siendo competitivas, las compañías podrían contar con mejores
herramientas para abordar la brecha en habilidades digitales.
De hecho, una reciente investigación de MGI y la Práctica de Desempeño Organizacional
y de Personas de McKinsey refleja que 87% de los altos ejecutivos globales encuestados
dijeron que sus empresas no estaban preparadas para abordar la brecha en las
habilidades digitales, y eso fue antes de que la pandemia causara cambios dramáticos
hacia el trabajo remoto y el comercio electrónico.
Las empresas que no son nativas digitales suelen verse superadas en ofertas de talento
tecnológico o superadas por candidatos con mucha experiencia. Esa es una indicación
de que necesitan un enfoque fundamentalmente diferente para contratar, retener y habilitar el talento que necesitan, uno que se aleje de insistir en una especialización limitada y tenga una visión más amplia del potencial dentro de las personas.
Frente a esta realidad, de la reciente investigación de MGI y la Práctica de Desempeño Organizacional y de Personas de McKinsey se desprenden una serie de estrategias clave que podrían ayudar a las empresas a cultivar el talento tecnológico.
Entre las estrategias clave está no pasar por alto a las personas dentro de la propia
organización que podrían hacer un cambio, puesto que la tendencia a encasillar a las
personas en función del trabajo que realizan en sus roles actuales está particularmente
arraigada cuando se trata de empleados actuales.
Las oportunidades internas no tienen que implicar promociones ya que pueden ser
movimientos laterales con mayor especialización tecnológica. El elemento más
importante es ayudar a las personas a obtener una experiencia más variada; crear una movilidad interna que permita a los empleados agregar nuevas habilidades y cambiar de rumbo puede mantenerlos con energía y detener el desgaste.
Contrataciones audaces

Sumado a ello, es importante tener la confianza para tomar decisiones de contrataciones audaces, porque, aunque los datos muestran que el talento tecnológico puede provenir de una amplia gama de antecedentes, algunos empleadores siguen siendo conservadores cuando se trata de contratar.

Pesado contra la velocidad de los avances
tecnológicos y el hecho de que los trabajadores tecnológicos tienen una mayor
movilidad, la precaución puede ser contraproducente.
Dado que es común que las personas que acceden a funciones tecnológicas por primera vez amplíen su conjunto de habilidades en más del 50%, los empleadores se podrían beneficiar una nueva perspectiva que les permita seleccionar candidatos en función de su potencial y de su pasado.

Esto significa evaluar a los candidatos no solo en sus responsabilidades actuales, sino
también en sus habilidades transferibles, capacidades intrínsecas y potencial para tener éxito en nuevos roles. Dado que las habilidades técnicas se pueden enseñar, tiene
sentido buscar el tipo de mentalidad y las habilidades blandas relevantes que exige el
puesto.
Además, dada la movilidad de los trabajadores tecnológicos, los empleadores podrían evaluar la totalidad de lo que ofrecen a los colaboradores, y uno de los componentes más importantes es la oportunidad de aprender. Puede parecer contradictorio invertir en capacitar a alguien que podría irse, pero el mayor riesgo es no capacitar y desarrollar a las personas que se quedan. Profundizar y expandir las habilidades digitales de toda la fuerza laboral da sus frutos en forma de productividad, innovación y retención.


El aprendizaje puede tomar la forma de cursos presenciales estructurados adaptados a grupos de empleados específicos o módulos de contenido digital a los que los empleados pueden acceder por su cuenta. Sin embargo, nada puede sustituir el aprender haciendo y el entrenamiento entregado en el momento. Toda organización se beneficiaría de gerentes intermedios y de primera línea con la capacidad de enseñar, así como
trabajadores con la capacidad de aprender.


Las empresas que aún tienen un largo camino por recorrer en sus transformaciones
digitales pueden sentirse en desventaja cuando se trata de inculcar habilidades
tecnológicas. Pero pueden aprovechar todo un ecosistema de recursos de capacitación
tecnológica.

Pueden, por ejemplo, pagar para que las personas asistan a clases externas
o campamentos de entrenamiento o hacer uso del universo de cursos en línea que
prolifera rápidamente.
En definitiva, cerrar las brechas en las habilidades digitales no es un esfuerzo único sino un proceso continuo.

La naturaleza cambiante de la tecnología significa que incluso los expertos de alto nivel están constantemente aprendiendo e improvisando en el trabajo y abrir el campo a todos los empleados, especialmente a las personas que quieren reinventarse, es una táctica inteligente para activar el talento y mantenerse a la vanguardia.