ETA dice querer llevar proceso hasta el final tras alto el fuego


La organización terrorista ETA asegura que tiene intención de llevar el proceso político iniciado tras la declaración de alto el fuego permanente «hasta el final», aunque advierte de que, si no se dan pasos valientes, «éste no va a seguir adelante».


ETA dice querer llevar proceso hasta el final tras alto el fuego

| abril 11, 2006

La organización terrorista ETA asegura que tiene intención de llevar el proceso político iniciado tras la declaración de alto el fuego permanente «hasta el final», aunque advierte de que, si no se dan pasos valientes, «éste no va a seguir adelante».


En el último Zutabe de ETA (boletín interno) difundido por la radiotelevisión pública vasca EiTB, la banda señala la necesidad de construir un acuerdo en torno a las fórmulas para respetar los derechos de «Euskal Herria (País Vasco) y dar la palabra y la decisión a los ciudadanos vascos», es decir, los modos en los que se materialicen el «derecho de autodeterminación y la territorialidad».


ETA cree que la llave para resolver el conflicto se encuentra en el respeto a la voluntad de los ciudadanos y reconoce que el proceso será «largo e irregular».


Explica las razones por las que decretó el alto el fuego permanente, efectivo desde el 24 de marzo, y sostiene que lo hizo para «impulsar un proceso democrático» que suponga el «cambio del estatus político actual».


En este sentido, ETA considera que son tres los «nudos que hay que soltar» a lo largo del proceso.


En primer lugar, cree necesario examinar las bases del «conflicto» y demostrar la voluntad de encontrar una salida.


También ETA señala la necesidad de construir un acuerdo en torno a las fórmulas para respetar los derechos de «Euskal Herria y dar la palabra y la decisión a los ciudadanos vascos», es decir, un acuerdo en torno a los modos en los que se materialicen el «derecho de autodeterminación y la territorialidad».


El último de los «nudos» que debería desatarse, según ETA, sería ver cómo van a respetar y garantizar los Estados español y francés esos derechos.


Si el proceso se construye sobre esas bases, indica, «estaríamos ante una situación para poder superar el conflicto».


Tras hacer un repaso histórico de procesos de negociación anteriores, ETA remarca que éstos «suelen ser largos e irregulares» y añade que el camino emprendido «puede tener altibajos y momentos de ruptura».


En todo caso, indica que su objetivo «es llevar el proceso hasta el final» y alerta de que, si la otra parte no tiene voluntad, «habrá que combatirlo y denunciarlo» porque, «si no se dan pasos concretos ni se toman decisiones valientes, dejando pudrir el proceso, éste no va a seguir adelante».


Deja claro que tanto la amnistía total de los presos, que «no es una cuestión técnica», como la expulsión de las fuerzas armadas y las diferentes policías siguen siendo sus objetivos.


Estas afirmaciones se conocen el mismo día en que tomó posesión del cargo el nuevo ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien aseguró que seguirá trabajando «para terminar con todo tipo de terrorismo».


Sobre las circunstancias del alto el fuego etarra, Rubalcaba expresó su acuerdo con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, de que se está «en el principio del fin» del terrorismo.