España y líderes los iberoamericanos restan importancia a la polémica de EEUU


Salamanca, 15 oct (EFE).- El Gobierno español negó hoy que sea una novedad la denuncia del «bloqueo» de EEUU a Cuba por parte de la Cumbre Iberoamericana, mientras que los presidentes de México, Colombia y Chile restaron importancia a esta polémica, que consideraron una cuestión meramente lingüística.


España y líderes los iberoamericanos restan importancia a la polémica de EEUU

| octubre 15, 2005

Salamanca, 15 oct (EFE).- El Gobierno español negó hoy que sea una novedad la denuncia del «bloqueo» de EEUU a Cuba por parte de la Cumbre Iberoamericana, mientras que los presidentes de México, Colombia y Chile restaron importancia a esta polémica, que consideraron una cuestión meramente lingüística.


Varios de los líderes iberoamericanos reunidos en Salamanca comparecieron esta mañana en una cadena de ruedas de prensa poco habitual en estas Cumbres, después de que irrumpiera en el foro una polémica con EEUU relacionada con Cuba, y manifestaron su sorpresa por el debate que había suscitado esta cuestión.


Estados Unidos consideró ayer «inquietante» la información publicada por la prensa sobre las declaraciones anexas relacionadas con este país que fueron consensuadas por los ministros de Exteriores iberoamericanos en su reunión previa a la Cumbre.


Los líderes iberoamericanos presentes en Salamanca deben decidir hoy sobre estas dos declaraciones, en una de las cuales se pide la no aplicación por EEUU de la ley Helms-Burton, porque profundiza «el impacto de su política de bloqueo a Cuba», mientras que en la otra se apoya la petición de Venezuela a Estados Unidos para la extradición del anticastrista Luis Posada Carriles, aunque sin nombrarle.


Ante la reacción de Estados Unidos, el presidente venezolano, Hugo Chávez, replicó: «como decía el Quijote, que ladren los perros, luego cabalgamos», antes de agregar que «lo más importante es que la comunidad iberoamericana se pronuncie contra ese bloqueo criminal» a Cuba.


El líder venezolano también manifestó su satisfacción por el respaldo que su país ha recibido en relación a la demanda de extradición del cubano-venezolano Posada Carriles, presunto autor del atentado contra un avión cubano en 1976 en el que murieron 73 personas, y afirmó a continuación: «es el terrorista más grande que ha existido en América Latina y tiene que pagar por sus crímenes».


Fuentes del Gobierno español aseguraron esta mañana que no es ninguna novedad que la Cumbre Iberoamericana denuncie el «bloqueo» de EEUU a Cuba, porque ese término ya fue usado por la ONU en una resolución avalada por el Ejecutivo del PP y, por ello, manifestaron su sorpresa ante las «especulaciones» al respecto.


Las mismas fuentes recordaron que la ONU, en una resolución aprobada en 2003 con el apoyo del Gobierno español de José María Aznar, alude a la «necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».


En cuanto a la declaración en la que se apoya la extradición de Posada Carriles, subrayaron que tampoco hay novedad en ese respaldo, ya que la Cumbre Iberoamericana del año pasado, celebrada en Costa Rica, aprobó por unanimidad un comunicado especial sobre terrorismo en el que se expresa la «profunda preocupación» por la liberación de un grupo del que formaba parte este anticastrista.


El primer jefe de Estado que se pronunció sobre la polémica fue el mexicano Vicente Fox, quien utilizó indistintamente los términos «bloqueo» o «embargo» para definir las medidas de EEUU contra Cuba a las que México se opone de manera «firme».


Fox aseguró que ambas expresiones representan «al fin y al cabo» lo mismo para los cubanos y subrayó que la posición tradicional de México sobre esa cuestión se ha visto ahora «confirmada colectivamente», antes de agregar: es «muy respetable la posición de Estados Unidos, pero no estamos de acuerdo con ella».


También restó importancia a la controversia el presidente colombiano, Alvaro Uribe, quien informó de que su canciller, Carolina Barco, le había explicado que se trataba de un asunto «semántico», porque «había una manera de referirse a él en inglés y otra en español».


«Aquí no hay sino ánimo de construir puentes y unidad», dijo, al tiempo que recordó que dentro de quince días el presidente de EEUU, George W. Bush, coincidirá con el resto de mandatarios de las Américas en Mar del Plata (Argentina), en un encuentro que debe ser «otra reunión de unidad».


El presidente de Chile, Ricardo Lagos, afirmó estar «sorprendido» por un «debate lingüístico» que le parece «un poco irreal, porque lo que se ha hecho es reiterar un lenguaje habitual en Naciones Unidas».


Lagos precisó que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU condena el «bloqueo» o el «embargo» según use el idioma español o inglés.


También se pronunciaron sobre este asunto el canciller de Argentina, Rafael Bielsa, que consideró «un poco sobredimensionadas» las «inquietudes» estadounidenses, y el de Uruguay, Reinaldo Gargano, quien no cree que EEUU se deba «sentir aludido por lo que pase» en la Cumbre.


En el mismo sentido se expresó el ministro panameño de Exteriores, Samuel Lewis Navarro, quien tampoco cree que «haya ninguna preocupación especial de Estados Unidos en este caso», mientras que el nicaragüense Norman Caldera explicó que su país había planteado reservas en la discusión del texto, aunque no lo había objetado.