Cuba pide a la ONU poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos


El proyecto de resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba» manifiesta su «preocupación» por el mantenimiento del embargo económico y sus «efectos negativos sobre la población cubana».


Cuba pide a la ONU poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos

Judit Peña | noviembre 2, 2022


Redacción AFP

La Asamblea General de la ONU empezó a analizar este miércoles una nueva resolución presentada por Cuba que exige «poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero» impuesto por Estados Unidos hace 60 años.

El proyecto de resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba» manifiesta su «preocupación» por el mantenimiento del embargo económico y sus «efectos negativos sobre la población cubana».

Cuba defiende la «igualdad soberana» de los Estados, la «no injerencia en sus asuntos internos» y la «libertad de comercio y navegación internacionales» para exigir que se derogue este embargo impuesto en febrero de 1962, en plena Guerra Fría, por el entonces presidente John F. Kennedy.

En un informe preparado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a pedido de la Asamblea General como exige Cuba en cada resolución, concluye que «la continuación del bloqueo financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba es incompatible con un sistema internacional basado en el Estado de Derecho».

«Se basa más bien en el ejercicio del poder político y económico», asegura.

Esta es la 30ª resolución que presenta Cuba desde 1992 contra el embargo estadounidense. Solo en 2020 no hubo resolución debido a la pandemia de COVID-19.

En la primera resolución de 1992 solo 59 países votaron a favor, pero ahora casi todos miembros de la ONU la respaldan, con excepción de Estados Unidos e Israel, que suelen ser los únicos que votan en contra.

Solo en 2016, Washington se abstuvo. Y eso como consecuencia de la política de acercamiento de la administración del presidente demócrata Barak Obama, que restableció relaciones con el régimen cubano en 2015.

Pero la apertura estadounidense con la isla duró poco. Con el enfrentamiento con Cuba como parte de la política interna estadounidense, durante su mandato, el republicano Donald Trump introdujo cerca de 250 nuevas sanciones y declaró al país comunista patrocinador del terrorismo.

Pese a sus promesas de campaña, su sucesor, el demócrata Joe Biden, exvicepresidente de Obama, mantiene dichas sanciones con excepción de algunos cambios en materia de visados, viajes y remesas a la isla.