Termina la huelga, vuelven a rodar buses y metro en NY


NUEVA YORK – Los autobuses largaron a rodar por las calles y los trenes del metro por los túneles de Nueva York el viernes, en la primera hora pico desde que una huelga paralizó durante tres días la red de transporte urbano más grande de Estados Unidos.


Termina la huelga, vuelven a rodar buses y metro en NY

| diciembre 23, 2005


NUEVA YORK – Los autobuses largaron a rodar por las calles y los trenes del metro por los túneles de Nueva York el viernes, en la primera hora pico desde que una huelga paralizó durante tres días la red de transporte urbano más grande de Estados Unidos.


La autoridad del transporte dijo que autobuses y trenes funcionaban normalmente por la mañana, después de ponerse en marcha a medianoche. Los pasajeros estaban felices de no tener que ir en auto, bicicleta, patines o a pie a trabajar por cuarto día.


La huelga finalizó el jueves cuando el sindicato de transportistas (TWU) elaboró un acuerdo marco para un convenio laboral con la Autoridad Metropolitana de Transportes (MTA) después de pasar la noche en reunión con un mediador. Sin embargo, el acuerdo no resuelve la disputa del contrato laboral de 33.000 trabajadores, que podrían volver a parar si fracasan las negociaciones.


«Agradecemos a nuestros pasajeros por su paciencia y comprensión», dijo el presidente del sindicato, Roger Toussaint.


La MTA no retiró su propuesta de plan de pensiones, que según Toussaint es un punto en disputa. El sindicato se opone al plan de elevar los aportes de los trabajadores nuevos del actual 2% al 6%.


El acuerdo fue anunciado minutos antes de que Toussaint y otros dos dirigentes debían presentarse en una corte para explicar por qué continuaba la huelga a pesar de una orden judicial. Toussaint recomendó a la junta directiva del sindicato que aceptara el acuerdo. Algunos pensaron que el sindicato capituló.


«Esto es vergonzoso», dijo el vicepresidente del TWU, John Mooney, «No se dieron detalles a la junta directiva».


Mientras su autobús recorría lentamente su ruta el viernes por la mañana, el conductor Dady Halaby dijo que se alegraba de volver a trabajar, pero que se debía firmar el contrato colectivo.


«Queremos saber qué ganamos y qué debemos ceder», dijo Halaby.
Reinaba un clima optimista tras el anuncio del fin de la huelga, en contraste con los dos días anteriores, cuando el alcalde neoyorquino Michael Bloomberg intercambió pullas con Toussaint. Bloomberg acusó al sindicato de «matonear» a Nueva York, expresión que líderes negros consideraron racista por tratarse de un sindicato cuyos afiliados son en su gran mayoría negros.