Seúl evacúa una isla tras el disparo de 10 misiles de Corea del Norte


El ejército de Corea del Sur dijo que Corea del Norte lanzó más de 10 misiles de diversos tipos frente a sus costas oriental y occidental.


Seúl evacúa una isla tras el disparo de 10 misiles de Corea del Norte

Ariel Albaez | noviembre 2, 2022


Las sirenas antiaéreas sonaron en Corea del Sur después de que el Norte disparara el miércoles una docena de misiles en su dirección, al menos uno de los cuales cayó cerca de la tensa frontera marítima de los rivales.

Los lanzamientos se produjeron horas después de que Corea del Norte amenazara con utilizar armas nucleares para hacer que Estados Unidos y Corea del Sur “paguen el precio más horrible de la historia”, ya que ha intensificado su encendida retórica en relación con los actuales simulacros militares a gran escala entre sus rivales.

El ejército de Corea del Sur dijo que Corea del Norte lanzó más de 10 misiles de diversos tipos frente a sus costas oriental y occidental.

El Estado Mayor Conjunto dijo en un comunicado a primera hora del miércoles que detectó tres misiles balísticos de corto alcance disparados desde la ciudad costera oriental de Wonsan. Dijo que uno de los misiles aterrizó a 26 kilómetros (16 millas) de la frontera marítima de los rivales.

El lugar de aterrizaje se encuentra en aguas internacionales, pero todavía muy al sur de la extensión de la frontera de las naciones. El ejército de Corea del Sur dijo que era la primera vez que un misil norcoreano aterrizaba tan cerca de la frontera marítima desde la división de los países en 1948.

En 2010, Corea del Norte lanzó proyectiles de artillería sobre una isla surcoreana de primera línea y supuestamente torpedeó un barco de la marina surcoreana, ambos frente a la costa occidental de la península, matando a un total de 50 personas.

“Esto no tiene precedentes y nunca lo toleraremos”, dijo el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur en un comunicado.

El lugar de aterrizaje del misil norcoreano se encuentra también a 167 kilómetros al noroeste de la isla surcoreana de Ulleung, donde se emitió entonces una alerta aérea.

El Estado Mayor Conjunto dijo que Corea del Sur no tolerará las provocaciones de Corea del Norte y las afrontará con firmeza en estrecha coordinación con Estados Unidos. Dijo que Corea del Sur ha reforzado su postura de vigilancia sobre Corea del Norte.

Los ánimos en la península coreana se han disparado en los últimos meses, cuando Corea del Norte ha probado una serie de misiles con capacidad nuclear y ha aprobado una ley que autoriza el uso preventivo de sus armas nucleares en una amplia gama de situaciones. Algunos expertos siguen dudando de que Corea del Norte pueda utilizar primero las armas nucleares frente a las fuerzas estadounidenses y surcoreanas.

Corea del Norte ha argumentado que sus recientes pruebas de armamento pretendían lanzar una advertencia a Washington y Seúl por su serie de ejercicios militares conjuntos que considera un ensayo de invasión, incluidos los ejercicios de esta semana en los que participaron unos 240 aviones de guerra.

En una declaración hecha pública a primera hora del miércoles, Pak Jong Chon, secretario del gobernante Partido de los Trabajadores y considerado un estrecho confidente del líder Kim Jong Un, calificó de “agresivos y provocadores” los ejercicios de la fuerza aérea denominados Tormenta Vigilante.

Pak también acusó al Pentágono de formular un colapso del régimen norcoreano como objetivo político principal, en una aparente referencia al informe de la Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono publicado recientemente. El informe afirmaba que cualquier ataque nuclear de Corea del Norte contra Estados Unidos o sus aliados y socios “tendrá como resultado el fin de ese régimen”.

El presidente criticó a los líderes militares de Corea del Sur por lo que calificó de “basura” los comentarios que amenazaban con destruir a Corea del Norte si utilizaba armas nucleares.

Los militares surcoreanos han advertido a Corea del Norte que el uso de sus armas nucleares la pondría en el “camino de la autodestrucción”.

“Si Estados Unidos y Corea del Sur intentan utilizar las fuerzas armadas contra (Corea del Norte) sin ningún temor, los medios especiales de las fuerzas armadas (del Norte) llevarán a cabo su misión estratégica sin demora”, dijo Pak, en una aparente referencia a las armas nucleares de su país.

“Estados Unidos y Corea del Sur tendrán que enfrentarse a un caso terrible y pagar el precio más horrible de la historia”, dijo.

Funcionarios estadounidenses y surcoreanos han afirmado firmemente que sus simulacros son de naturaleza defensiva y que no tienen intención de atacar a Corea del Norte.

La Casa Blanca rebatió el martes el ruido de sables de Corea del Norte, reiterando que los simulacros forman parte de un programa de entrenamiento rutinario con Corea del Sur.

“Rechazamos la idea de que sirvan como cualquier tipo de provocación. Hemos dejado claro que no tenemos ninguna intención hostil hacia (Corea del Norte) y les pedimos que participen en una diplomacia seria y sostenida”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Adrienne Watson.

Corea del Norte “sigue sin responder. Al mismo tiempo, seguiremos trabajando estrechamente con nuestros aliados y socios para limitar la capacidad del Norte de avanzar en sus programas de armas ilegales y amenazar la estabilidad regional”, dijo Watson.

Información de: israelnoticias.com

Créditos de foto: AP