Se registran las dos primeras víctimas mortales del Carnaval


Un hombre y una mujer se convirtieron en las dos primeras víctimas mortales del Carnaval de Panamá, que ya cumple su tercer día, informó hoy una fuente oficial.


Se registran las dos primeras víctimas mortales del Carnaval

| febrero 28, 2006

Un hombre y una mujer se convirtieron en las dos primeras víctimas mortales del Carnaval de Panamá, que ya cumple su tercer día, informó hoy una fuente oficial.


La Policía Nacional (PN) señaló en un comunicado que el domingo en Divisa, 215 kilómetros al oeste de la capital, en la vía Panamericana, murió atropellado por un vehículo Edilberto Pinzón Pineda, de 28 años de edad.


En la provincia de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica, murió el domingo la joven Yulissa Otero Rojas, de 23 años de edad, también arrollada por un automóvil.


Para esta misma fecha, en el carnaval del año pasado se habían registrado 13 víctimas mortales, 10 por accidente de carretera y 3 ahogados, según la policía panameña.


La PN destacó que durante la «Operación Carnaval 2006», en la que se han desplegado a lo largo y ancho de todo el país más de 15.000 unidades de distintos estamentos de seguridad, ha atendido un total de 91 casos, 65 de estos delitos y 26 faltas menores.


El Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) informó, por su parte, que en las últimas horas se han efectuado 4 rescates acuáticos de personas que resultaron ilesas.


Al menos 3.945 personas asistieron el domingo a las playas y balnearios del país, mientras que más de 46.968 vehículos se dirigieron hacia el interior del país, en comparación con los 48.444 de 2005, según el SINAPROC.


La Cruz Roja Panameña realizó hasta el domingo un total de 143 atenciones en todo el país, entre los que se destacan heridos por objetos contundentes y accidentes de tráfico.


La Dirección Nacional de Migración comunicó que hasta el domingo habían ingresado al Aeropuerto Internacional de Tocumen 14.000 pasajeros, de los cuales 10.000 estaban en tránsito, mientras que 4.000 se quedaron en territorio panameño.