Robinho llega al Real Madrid con bombos y platillos


Robinho fue presentado el viernes como nuevo jugador del Real Madrid y recibió una bienvenida de «galáctico» en el estadio Santiago Bernabéu ante varios cientos de hinchas merengues.


Robinho llega al Real Madrid con bombos y platillos

| agosto 26, 2005

Robinho fue presentado el viernes como nuevo jugador del Real Madrid y recibió una bienvenida de «galáctico» en el estadio Santiago Bernabéu ante varios cientos de hinchas merengues.


«El fútbol puede ser muchas cosas y una de ellas es espectáculo. En este aspecto del fútbol fantasía es donde Robinho destaca», declaró el presidente del Madrid Florentino Pérez, al presentar al delantero brasileño de 21 años.


Robinho es poseedor de una endiablada gambeta y sus goles –46– fueron fundamentales para que el Santos saliera campeón brasileño en 2002 y 2004, los primeros títulos de esa institución desde la era de Pelé. ¨Para Pérez, Robinho es la encarnación del «futbol fantasía, la habilidad de hacer lo casi imposible con el balón».
«Estamos ante uno de los grandes jugadores del mundo», añadió.


El Madrid hizo rodar la alfombra roja para darle la bienvenida de la misma forma como lo hizo con los otros «galácticos» que Pérez contrató en los últimos años: Luis Figo, Zinedine Zidane, Ronaldo, David Beckham y Michael Owen.


«Esto es un enorme honor para mí», dijo Robinho, cuyas palabras a duras penas se escuchaban debido al rugido de la multitud en el estadio.


Robinho portará la camiseta con el número 10 y con la misma van enormes expectativas, pero el atacantes dijo que eso es lo de menos.


La camiseta es importante, pero no tanto el número. Lo que me gusta es estar en el equipo», afirmó Robinho. Alfredo Di Stéfano, el legendario jugador del Madrid que ahora funge como presidente honorario, se encargó de entregarle la camiseta.


«Te deseo lo mejor, esperamos mucho de tí», dijo Di Stéfano. La llegada de Robinho al Madrid no fue cosa fácil y la misma requirió varios meses de negociaciones. El fichaje se completó hace casi un mes por unos 36,5 millones de dólares pero Santos se resistió en ceder al atacante hasta el jueves, cuando Robinho se embarcó en avión a España.