Quinteto nacional cae en debut


Estados Unidos cumplió cabalmente su condición de favorito y dispuso con facilidad de Panamá, 94-72, en el juego de apertura del Torneo de Las Américas, que reúne en Santo Domingo a selectivos de 10 países.


Quinteto nacional cae en debut

| agosto 24, 2005

Estados Unidos cumplió cabalmente su condición de favorito y dispuso con facilidad de Panamá, 94-72, en el juego de apertura del Torneo de Las Américas, que reúne en Santo Domingo a selectivos de 10 países.


Los panameños presentaron batalla en el primer tiempo pero nunca pusieron en peligro la superioridad de su rival.


Aunque el triunfo estadounidense fue amplio, el equipo de Mo McHone presentó debilidades en la defensa cerca del canasto.


Estados Unidos apeló a su mejor distribución y manejo del balón para dominar el primer parcial, y para cuando el técnico de Panamá solicitó su primer descanso, a los cinco minutos de juego, la ventaja estadounidense era de once puntos 18-7.


Panamá sacó mejor juego cerca del tablero, ante la prácticamente nula efectividad de su estelar Michael Hicks.


En esta parte, el base Charlie Bell machacó la defensa istmeña con dos triples.


Sin embargo, los panameños se acercaron al término del primer parcial a sólo seis puntos de los estadounidenses, gracias al descuido en la defensa del rival.


Pero los estdaounidenses recuperaron su juego en el segundo cuarto con el buen juego del centro Kris Lang, que además intimidó la ofensiva contraria.


La ventaja del equipo de Mo McHone se elevó a los 12 puntos (36-24), a los cuatro minutos de juego, aunque la reacción de Panamá no se hizo esperar y sólo tres minutos después estrechó el marcador a seis puntos, 42-36.


La inconsistencia panameña, sin embargo, volvió a causarle estragos ante las continuos fallos de sus tiradores y su escasa efectividad en los rebotes.


Panamá sólo produjo tres puntos en los primeros cuatro minutos del tercer parcial (62-38), cuando pareció que el cansancio hizo estragos en su hasta el momento notable resistencia.


Una presión en toda la cancha ordenada por el dirigente de Panamá, Nolan Richardson, no tuvo el efecto deseado y la ventaja se amplió a 23 puntos, 71-48, a falta de dos minutos de este parcial.