Perú a la caza de guerrilleros que mataron policías


LIMA (Reuters) – La policía de Perú inició por aire y tierra la cacería de un grupo de guerrilleros que emboscó y mató a tiros a ocho policías en la selva, lo que elevó a 19 el número de personas muertas este año en atentados de presuntos rebeldes de Sendero Luminoso, dijo el miércoles el gobierno.


Perú a la caza de guerrilleros que mataron policías

| diciembre 21, 2005


LIMA (Reuters) – La policía de Perú inició por aire y tierra la cacería de un grupo de guerrilleros que emboscó y mató a tiros a ocho policías en la selva, lo que elevó a 19 el número de personas muertas este año en atentados de presuntos rebeldes de Sendero Luminoso, dijo el miércoles el gobierno.


La patrulla de ocho policías fue atacada el martes por una columna de 20 guerrilleros cuando se movilizaba en un vehículo por la localidad de Aucayacu, una remota región en la selva central del país dominada por bandas de traficantes de drogas.


Hace poco más de dos semanas otra columna de presuntos miembros del grupo maoísta Sendero Luminoso emboscó a una patrulla policial y mató a cinco efectivos en la región de Ayacucho, a unos 400 kilómetros al sur de Aucayacu.


«Ha sido un ataque feroz,» dijo el presidente de la comisión de Defensa del Congreso, Luis Iberico, a la radio local CPN desde la ciudad de Tingo María, cercana a Aucayacu, a donde fueron trasladados los cuerpos de las víctimas.


Un portavoz del ministerio de Interior dijo que después del ataque, los guerrilleros «dispararon a los policías en la cabeza y desaparecieron» por la zona de accidentada geografía.


Sendero Luminoso, el principal grupo guerrillero de izquierda que operó en Perú en la década de 1980 y 1990, habría reactivado sus acciones violentas en los últimos meses y según la policía ha realizado en lo que va del año hasta 150 incursiones en alejadas zonas andinas y de la selva del país.


Algunas fueron contra pequeñas bases policiales e incluso con disparos a helicópteros que patrullaban esas zonas.


«Esta en una reacción a las acciones de cerco policial en la zona contra los remanentes subversivos,» dijo el ministro de Interior, Rómulo Pizarro, en Tingo María, a donde llegó en un avión militar junto con 50 agentes de un grupo especial antiterrorista para buscar a los guerrilleros.


«Son héroes, la policía nacional está de duelo,» agregó.


Pizarro dijo que ha solicitado una reunión del Consejo de Defensa Nacional, que agrupa a los todos los jefes de las fuerzas armadas y al presidente Alejandro Toledo, para tratar el tema de la lucha antiguerrillera de manera intersectorial.


El aumento de las acciones guerrilleras se produce a menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales en Perú.


Las zonas donde ocurrieron los ataques es dominada por el narcotráfico y los pobladores sobreviven del cultivo de la hoja de coca, materia prima para la cocaína, de la cual Perú es el segundo productor mundial después de Colombia.


Los ataques de Sendero Luminoso, que buscaban imponer por la fuerza un gobierno comunista en Perú, disminuyeron luego de la captura en 1992 de su líder, Abimael Guzmán, pero desde esa época algunos remanentes han realizado atentados aislados y se han asociado con el narcotráfico para financiarse.


En el 2002 detonaron un coche bomba en Lima cerca de la embajada de Estados Unidos, matando a 10 personas y en el 2003 secuestraron a 71 trabajadores de una firma argentina en la selva peruana que fueron liberados horas después.


En agosto, un hombre que dijo ser el «Camarada Artemio,» un líder en libertad de Sendero Luminoso, reconoció en una entrevista con un diario local atentados que dejaron nueve personas muertas y dijo que continuarán con su «guerra civil.»


Para el analista Jaime Antezana existe un rebrote de la guerrilla en la zona donde operan las bandas de narcotraficantes, con lo cual se habría dado el inicio de un nuevo conflicto en el país.


«Este nuevo conflicto armado es en torno de la coca, en defensa de la coca en una alianza del narcotráfico con los remanentes de Sendero Luminoso, Ellos están desafiando al Estado. Con emboscadas y ataques a bases militares Sendero está haciendo una demostración de su poderío,» afirmó.


En casi dos décadas de guerra con las fuerzas de seguridad, Sendero Luminoso y otro grupo rebelde causaron la mayoría de los 69.280 muertos y desaparecidos, según cifras oficiales.