Para los medios europeos, Cuba sin Fidel no será igual


Los diarios trataron en sus primeras planas de este miércoles el traspaso de poder del líder cubano a su hermano Raúl. Arriesgaron que se pueda estar ante un nuevo proceso en la isla. «Nada se sabe sobre el estado real del dictador y, salvo su propia proclama previa a la intervención, todo son especulaciones», sostuvo uno de los medios.


Noticia Radio Panamá | Para los medios europeos, Cuba sin Fidel no será igual

| agosto 2, 2006


Los principales medios europeos trataron en sus primeras planas de este miércoles el traspaso de poder de Fidel Castro a su hermano Raúl y coincidieron en que la situación en Cuba sin el veterano líder no será la misma, al tiempo que arriesgaron que se pueda estar ante un nuevo proceso en la isla.


«Nada se sabe sobre el estado real del dictador y, salvo su propia proclama previa a la intervención, todo son especulaciones sobre los movimientos reales que puedan estar produciéndose en la cúpula del régimen», aseguró el diario español El País.


«Claro está que el castrismo sin Castro será inviable y que ahora es interés de todos que el proceso que se abre sea pacífico y protagonizado por los propios cubanos», agregó el matutino.


«Si en algo coinciden hasta el Partido Comunista Cubano y la Casa Blanca es en la necesidad de evitar el caos en la isla, así como una posible avalancha migratoria», añadió El País.


Por su parte, el conservador ABC tituló «El final biológico del castrismo» y subrayó que «Fidel Castro solamente ha consentido ceder provisionalmente el poder cuando se ha visto forzado por los implacables designios de la naturaleza, algo que afortunadamente ningún tirano ha logrado dominar todavía».


Para el conservador diario francés Le Figaro, la enfermedad de Castro abre la puerta a un cambio de régimen: «El cambio es posible por fin en Cuba. El último dinosaurio político del siglo XX se despide».


Castro «instaló un régimen mafioso. Hay dirigentes del más alto rango implicados en el narcotráfico por órdenes suyas, como destapó el caso de Arnaldo Ochoa en 1989». Asimismo, la publicación francesa recordó que «la revista estadounidense Forbes ha colocado a Castro en su lista de los hombres más ricos del mundo con estimados 900 millones de dólares. ¿De dónde procede este filón de oro?».


El también conservador «Daily Telegraph», de Londres, escribió que «Fidel Castro es más popular que nunca en América Latina y también tiene firme en su mano a su propio país». Recordó luego que «en 2003 fueron encarcelados 75 disidentes y periodistas y condenados a largas penas de prisión. En lo económico, el gobierno tiene las riendas más firmes en sus manos. En resumen, Cuba es un país horripilante para cualquiera que ponga en duda la autoridad del comandante».


En opinión del periódico, Raúl Castro podría organizar un «comunismo a la china», con apertura económica pero con el mismo monopolio del poder.


El Corriere della Sera señaló a su vez que «Fidel Castro -el hombre de la guerrilla triunfante, de la utopía tropical, del teatro revolucionario- se transformó en la hora de su decadencia humana y política en uno de esos virreyes que traspasan el mando y el dominio a través de la jerarquía familiar. El poder como cuestión personal, familiar, determinada por la sangre».


El también italiano La Repubblica afirma que «por el momento sólo hay una cosa segura: que el sucesor es en principio Raúl Castro junto con los hombres que ocupan las posiciones clave».


«(…) Pero es dudoso que el segundo responsable de la crisis en Cuba y del miedo y el hambre en los últimos 47 trágicos años, quiera o pueda transformar la naturaleza del castrismo», agregó.


El Kommersant ruso señaló que «Fidel Castro ha entendido perfectamente que no tiene sucesor. El mismo quitó toda posibilidad a cualquiera, incluso a su hermano, que hasta ahora siempre estuvo a su sombra».


«Si los negocios de gobierno han pasado ahora a Raúl, sólo hay dos explicaciones: o bien Fidel está realmente muy mal o ya todo le da igual», arriesgó. «Sea como sea, la Cuba de Fidel Castro sólo existirá mientras él esté con vida. Después habrá otra Cuba. Para algunos peor, para otros mejor, para algunos más libre, para otros menos justa», concluyó.


album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00