Ozzie Guillén sabe que los Medias Blancas no la tendrán fácil en la Serie Mundial


Ozzie Guillén es cauteloso a la hora de expresarse sobre el posible oponente de sus Medias Blancas en la Serie Mundial. Definitivamente, no quiere echarle gasolina al fuego antes de iniciar el Clásico de Otoño.


Ozzie Guillén sabe que los Medias Blancas no la tendrán fácil en la Serie Mundial

| octubre 19, 2005

Ozzie Guillén es cauteloso a la hora de expresarse sobre el posible oponente de sus Medias Blancas en la Serie Mundial. Definitivamente, no quiere echarle gasolina al fuego antes de iniciar el Clásico de Otoño.


«No tengo preferencia, respeto a los dos equipos; a lo mejor Houston tiene un pitcheo más profundo, pero cualquiera de los dos será un rival fuerte», expresó el mánager venezolano de Chicago en una rueda de prensa vía telefónica.


Guillén también se cuida de elogiar a su bullpen, al que usó muy poco en la Serie de Campeonato contra los Angelinos, ya que en una actuación histórica, los abridores de los Medias Blancas lanzaron juegos completos en cada una de las cuatro victorias de Chicago sobre Los Angeles-Anaheim.


«Nosotros contamos con el mejor relevo del béisbol durante toda la temporada», dijo Ozzie. «Realmente es el juego que dicta cómo dirijo en los últimos innings. Si el abridor está lanzando bien, no hay porqué correr el riesgo de cambiarlo. Soy de los que más confianza le tengo a mi rotación, pero tampoco tengo miedo de recurrir al bullpen, que ha sido uno de los elementos brillantes de nuestro equipo durante todo el año.»


El piloto habló claro sobre las presiones que sintió en el 2005 en Chicago, y desmintió de una vez por todas aquella declaración hecha hace unas semanas de que se retiraría si los Medias Blancas ganan la Serie Mundial.


«Este año no fue del todo fácil. Hubo mucha gente con palabras negativas para nuestro equipo. No sé si esperan que ganemos 150 juegos por campaña, pero dentro y fuera del terreno, ha habido momentos difíciles. Pero no, no pienso en el retiro.»


Hablando del futuro, el capataz sabe que podría contar con un coach menos en los próximos años, ya que Joey Cora podría convertirse en mánager de Grandes Ligas. «Joey es un verdadero hombre de béisbol. Sin dudas, tiene todo para ser dirigente en las mayores.»


Como siempre, Guillén se expresó con orgullo a la hora de tocar el tema de sus raíces venezolanas. «Siempre llevo en alto la bandera de mi país, y trato de representar lo mejor posible a Venezuela.»


En ese tenor, Ozzie reiteró que sigue vigente el proyecto para una escuela nacional de béisbol en Venezuela, que serviría tanto a los Medias Blancas, como a las pequeñas ligas y selecciones nacionales. «Aún estamos con ese plan, y mucho de eso tendremos que coordinar dependiendo de la ayuda que nos brinde el gobierno.»


Pero por ahora, hay preocupaciones más urgentes para esta figura carismática y representante de Latinoamérica en la postemporada: Llevar a los Medias Blancas su primer título de la Serie Mundial desde 1917. El peso de la historia es fuerte, pero hasta ahora, Guillén ha desafiado todos los pronósticos y ha callado a muchos críticos. ¿Tendrá para cuatro victorias más?