Medias Blancas barrieron a Astros al ganar el 4to Juego de la Serie Mundial


Acabando una sequía de 88 años sin títulos, las Medias de Blancas de Chicago se coronaron el ayer campeones de la Serie Mundial, barriendo en cuatro juegos a los Astros de Houston con una victoria 1-0.


Medias Blancas barrieron a Astros al ganar el 4to Juego de la Serie Mundial

| octubre 27, 2005

Acabando una sequía de 88 años sin títulos, las Medias de Blancas de Chicago se coronaron el ayer campeones de la Serie Mundial, barriendo en cuatro juegos a los Astros de Houston con una victoria 1-0.


Un sencillo de Jermaine Dye, que resultó el Jugador Más Valioso de la serie, en el octavo episodio produjo la única anotación del partido.


La consagración de las Medias Blancas significa un hito, ya que su piloto venezolano Ozzie Guillén fue el primer latinoamericano en dirigir en el Clásico de Otoño.


Guillén, en el curso de la temporada, había dicho que renunciaría a su puesto si Chicago conseguía el título. Ahora falta por ver qué paso dará con el anillo de campeón en las manos.


El abridor Freddy García, otro venezolano, cargó con la victoria al tirar siete entradas en su primera apertura de Serie Mundial. García terminó con tres triunfos en la postemporada.


Fue una repetición en calco de la historia del Clásico de Otoño de 2004.
Por segundo año consecutivo una novena con un largo historial de fracasos quebró el maleficio barriendo a su rival en la Serie Mundial. Las Medias Rojas de Boston despacharon en cuatro juegos a los Cardenales de San Luis el año pasado para adjudicarse su primer título desde 1918.


El último out llegó a las manos del campocorto dominicano Juan Uribe, recogiendo limpiamente una roleta de Orlando Palmeiro y poniéndolo fuera con un disparo de rifle a la primera. El inicialista Paul Konerko corrió enseguida para celebrar con el cerrador Bobby Jenks y el resto de sus compañeros en el montículo.


Para Chicago, el título significa lavar la imagen de una franquicia golpeada por el peor escándalo en la historia del béisbol estadounidense. Ocho integrantes del equipo de 1919, entre ellos el «Descalzo» Joe Jackson, se dejó sobornar para perder la Serie Mundial de ese año ante los Rojos de Cincinnati.


Su actual propietario Jerry Reinsdorf es también es el dueño de los Bulls de Chicago en la NBA. Tanto era su deseo de ver coronarse a las Medias Blancas que cambiaría todos los seis títulos conquistados por los Bulls por una Serie Mundial.


Chicago anotó su carrera apelando al estilo de béisbol que predica Guillén. Willie Harris entró a batear por el lanzador venezolano Freddy García e inauguró el octavo con sencillo. Un sacrificio de Scott Podsednik y una roleta de Carl Everett movieron a Harris a la antesala y entonces Jermaine Dye empalmó su sencillo por el jardín central ante el relevista Brad Lidge, quebrando un empate sin carreras.


Luego de tres partidos con actuaciones de los abridores por debajo del cartel anunciado, los abridores lucieron magistrales.


Fue un clásico duelo de pitcheo, en el que Brandon Backe de Houston llegó a ponchar a cinco bateadores en fila y García siempre se creció cuando se metió en problemas.
Salvo en la alta del séptimo capítulo, Backe no le dio cuartel a la ofensiva de las Medias Blancas. Entre el cuarto y séptimo innings, Backett también retiró a 11 bateadores consecutivos.