Marea Roja se eleva con la llegada de sus Héroes…


Como en la antigüedad eran recibidos los guerreros al regreso de Hazañas , conquistas y triunfos en lejanas tierras, la Marea Roja Panameña, recibió la noche del lunes, a sus héroes: La selección de fútbol nacional a su regreso de la Copa Oro en Estados Unidos.


Marea Roja se eleva con la llegada de sus Héroes…

| julio 26, 2005

Como en la antigüedad eran recibidos los guerreros al regreso de Hazañas , conquistas y triunfos en lejanas tierras, la Marea Roja panameña, recibió la noche del lunes, a sus héroes: La selección de fútbol nacional a su regreso de la Copa Oro en Estados Unidos, hacia donde habrían salido casi sin mayores expectativas, pero de donde han vuelto como sub campeones, además destacando como la sorpresa del torneo dejando en el camino a Colombia y Sudáfrica; disputando frente a los anfitriones el título y obligándolos a definir en ronda de penales tras 120 minutos de un empate sin goles.


El recibimiento, fue todo un espectáculo de emociones, hasta hacer brotar lágrimas en los ojos de muchos de los miles y miles de panameños que se agolparon a las calles por donde esperaron a sus héroes para verlos pasar y saludarlos con banderas, vítores y camisas rojas, el color del fútbol en Panamá.


La espera se prolongo por casi 4 horas, pues además de los que esperaban el paso de sus campeones, el Estadio Nacional Romel Fernández, estaba abierto al público desde las 6 de la tarde. El Llamado «Romel» que lleva ese Nombre en honor a un destacado delantero panameño, que murió en un accidente vehicular en medio de una carrera apenas floreciente que ya alcanzaba grandes logros, empezó a colmarse de público desde ese momento hasta presentar un lleno completo al arribo de los Jugadores.


El Combinado prácticamente salto del avión a un carro de bomberos, que los trasladó en caravana , desde la terminal aérea hasta el Estadio donde pudieron recibir el calor no solo del húmedo clima Istmeño sino también el producido por cientos de miles de corazones que latían, al ritmo de la Marea Roja a lo largo del camino. Que decir del «Rommel», todo un espectáculo!… lleno a capacidad , unas 20 mil almas… también vibraban mientras cantaban coros de ánimo por su equipo haciendo repetidas olas de marea roja…alrededor del engramado, de la casa del fútbol.


Cerca de las 11 de la noche… tras horas de espera, se escucharon entre un canto y otro, muy en el fondo las sirenas y bocinas características de los carros de bomberos… era la señal que apenas se oía en medio de la ensordecedora multitud; el éxtasis de la mágica noche roja estaba cerca… y de pronto por una entrada lateral, una veintena de hombres llegaron caminando escoltados por niños, que corrían a su alrededor cada uno tratando de alcanzarlos, tocarlos, saludarlos, serían conformes sólo con una mirada, una sonrisa, de sus campeones.


De ahí en adelante, los jugadores llegaron a una tarima donde pudieron saludar uno a uno a la afición y levantar la copa del Segundo Equipo del área Centroamericana y del Caribe, que ganaron con esfuerzo coraje y gallardía brindando una recompensa a esa intensa marea que en esa mágica noche le devolvía el favor, con la emoción de ese recibimiento.


El acto terminó con el himno de las hazañas de los panameños, la canción “Patria”, interpretada por el propio autor Rubén Blades y el coro rojo de la afición. Rojo de emoción y euforia, pues sin importar que puedan decir…. para la Marea Roja, la selección de fútbol no tendrá la Copa, pero es un equipo !Hecho de Puro Oro!