Las inundaciones se agravan en Pakistán y afectan a India: 500 mil evacuados


Según Nadeem Ahmad, presidente de la autoridad paquistaní de gestión de siniestros, la mitad de los damnificados se encuentra en el noroeste, y la otra mitad en la provincia central de Pendjab.


Noticia Radio Panamá | Las inundaciones se agravan en Pakistán y afectan a India: 500 mil evacuados

| agosto 6, 2010


KARACHI (AFP) – Las graves inundaciones que devastan el noroeste de Pakistán se extendían el viernes y sumergían el corazón agrícola del país, provocando la evacuación de medio millón de personas en el sur, en tanto que la vecina India se veía afectada también por las lluvias.

La catástrofe que ha golpeado el noroeste de Pakistán desde hace una semana ha dejado hasta ahora un saldo de 1.500 muertos y más de cuatro millones de damnificados, según Naciones Unidas. Las lluvias torrenciales han devastado pueblos enteros, provocando la ira popular contra un gobierno juzgado ineficaz.

Según Nadeem Ahmad, presidente de la autoridad paquistaní de gestión de siniestros, la mitad de los damnificados se encuentra en el noroeste, y la otra mitad en la provincia central de Pendjab.

Entre tanto, las autoridades de la provincia del Sind (sur), la más poblada del país, anunciaron la inminencia de graves inundaciones en la región agrícola de Kacha, a orillas del río Indo.

Las operaciones de evacuación comenzaron el jueves en las regiones más afectadas de la provincia. "Nuestro objetivo es evacuar al menos a 500.000 personas que viven en los once distritos más vulnerables", indicó el ministro responsable de la irrigación en el Sind, Jam Sifula.

Más al norte, en el Pendjab, miles de personas huían de sus aldeas inundadas, caminando descalzas entre el agua bajo lluvias torrenciales, con sus bienes amontonados sobre burros y coches, según constató un periodista de la AFP en el lugar.

Las autoridades de Pendjab temían especialmente que se produjera una ruptura en alguna de las represas cercanas a la ciudad de Kot Addu, una zona ya transformada en un lago gigante a causa de la lluvia.

"Todos estos pueblos se encuentran actualmente en peligro. Importantes obras de infraestructura se encuentran amenazadas", señaló Manzoor Sarwar, jefe de policía del distrito de Muzaffargarh, al anunciar la evacuación de los habitantes de la zona.

Como medida de precaución, las autoridades suspendieron ciertas operaciones en algunas de las centrales eléctricas de Kot Addu y del noroeste, lo que amenazaba una parte del suministro energético del país, que no produce sino el 80% de la electricidad que necesita.

El jefe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA) en Pakistán, Manuel Bessler, se refirió a la situación como una "catástrofe mayor".

Estados Unidos prometió una ayuda de 35 millones de dólares a las víctimas de las inundaciones e indicó que seis de sus helicópteros militares habían participado el jueves en misiones de rescate en el norte.

Muchas organizaciones caritativas musulmanas, algunas de ellas sospechadas de tener vínculos con grupos armados islamistas, se han desplegado igualmente a las zonas afectadas.

Mientras tanto, los damnificados continuaban a cuestionar a las autoridades, incapaces según ellos de socorrerlos, y poniendo presión sobre un gobierno ya en dificultades a causa de la insurgencia talibán y de la crisis económica. Las críticas estaban dirigidas especialmente contra el presidente Asif Ali Zardari, que seguía su gira en Europa.

Las fuertes precipitaciones en la región también provocaron inundaciones en la vecina India, dejando al menos 88 muertos y 300 de heridos en Leh, la ciudad más importante de la región del Himalaya de Ladakh (norte), indicó la policía local.

Ladakh, una región montañosa de mayoría budista -situada al sureste del Cachemira, de mayoría musulmana-, atrae cada año un gran número de turistas aficionados al senderismo.

Ubicada a unos 3.500 metros por encima del nivel del mar, la ciudad de Leh, punto central de las excursiones turísticas, está rodeada de zonas desérticas, y las fuertes precipitaciones son muy infrecuentes.

Según el portavoz de la policía, las inundaciones cortaron las carreteras alrededor de Leh, y en particular la principal vía entre Srinagar, la capital veraniega de Cachemira, y Manali, muy popular entre los turistas.

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00