Investiga España caso de envenenamiento en Panamá


El juez Ismael Moreno, a petición de la fiscalía, acordó tomar declaración en calidad de acusada a la representante de la empresa.


Noticia Radio Panamá | Investiga España caso de envenenamiento en Panamá

| enero 26, 2009


Madrid.- La Audiencia Nacional española admitió a trámite una querella presentada por víctimas y familiares de 119 panameños que murieron por injerir un jarabe envenenado, muchos de ellos ancianos y niños, destacó hoy el diario español El País.

El rotativo indicó que se trata del la acusación presentada por las víctimas contra la empresa catalana Rasfer Internacional S.A. y su administradora, Ascensión Criado Martín, por el delito de imprudencia grave con resultado de muerte.

El juez Ismael Moreno, a petición de la fiscalía, acordó tomar declaración en calidad de acusada a la representante de la empresa.

Asimismo, mediante comisión rogatoria a las principales autoridades de la Seguridad Social de Panamá que en el 2003 sacaron a concurso la compra de nueve mil kilogramos de glicerina para elaborar un jarabe expectorante que se distribuyó gratuitamente por todo el país.

Ese jarabe causó una intoxicación masiva con el resultado oficial de al menos 119 muertos entre 2006 y 2007.

Además se investiga la muerte de otras 400 personas, cuyos cadáveres se están exhumando, que tomaron el jarabe y fallecieron a los pocos meses. La fiscalía de Panamá ha recibido 500 denuncias de familiares y hay miles de afectados.

El País explicó que la glicerina comprada por la empresa española en China y exportada a la Seguridad Social de Panamá contenía un porcentaje elevado de dietilenglicol, tóxico para el consumo humano.

Eso provocó a las víctimas fallos renales agudos, disminución de los niveles de orina, alteraciones del sistema nervioso, náuseas, vómitos, somnolencia, afectación de pares craneales y nervios periféricos.

También, lesiones hepáticas y pancreáticas, edema pulmonar, y otros síntomas con el resultado de muerte. Un envenenamiento masivo que se definió como síndrome de insuficiencia renal aguda y que convulsionó al país, enfatizó.

En tanto, el abogado español que representa a las víctimas panameñas, Alejandro Sanvicente, responsabilizó a las autoridades sanitarias españolas por la ausencia de control en la exportación de los productos farmacéuticos de la empresa Rasfer Internacional S.A.

La Caja de Seguro Social panameña ofertó, en mayo de 2003, la compra de glicerina pura para la elaboración de medicamentos de uso humano.

La adjudicataria de la licitación fue la empresa panameña Grupo Comercial Medicom, que solicitó a la española precios de glicerina pura, así como el nombre del posible proveedor.

Según un documento con ofertas en poder de la fiscalía de Panamá, Rasfer Internacional S.A. facilitó un precio por litro de 0.795 dólares y el nombre de la empresa española Quimidroga.

Sin embargo, finalmente compró el producto a la intermediaria china Cnsc Fortune Way Company a un precio superior y, según dice la querella, lo suministró, en septiembre de 2003, a Medicom.

Esto, "sin realizar previo análisis ni comprobación alguna del producto".

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00