¿Humala o Alan García?, Perú vota por la esperanza


Lima, 4 jun (PL) Los más de 16 millones de peruanos empadronados para la segunda vuelta electoral acudieron hoy a las urnas con la esperanza de que el ganador entre Ollanta Humala y Alan García emprenda las transformaciones requeridas por el país.


¿Humala o Alan García?, Perú vota por la esperanza

| junio 4, 2006

Información: Agencias Internacionales


Lima, 4 jun (PL) Los más de 16 millones de peruanos empadronados para la segunda vuelta electoral acudieron hoy a las urnas con la esperanza de que el ganador entre Ollanta Humala y Alan García emprenda las transformaciones requeridas por el país.


Olga Villanueva aunque se mostró poco convencida de que la situación en Perú evolucione para bien después de este domingo opinó que la fe es lo último que se pierde, pues de lo contrario mejor sería no asistir a sufragar.


El que salga electo, expresó a Prensa Latina, debe preocuparse por la seguridad ciudadana, pues vivimos -dijo- en un país inseguro en el que las mujeres son las principales afectadas.


Para Joaquín Olivares el que salga vencedor este domingo en las urnas debe asumir sus responsabilidades como gobernante para sacar a la nación andina de la pobreza, que afecta al 54 por ciento de los 27 millones de habitantes.


En cambio, la estudiante de contabilidad Raquel Rodríguez exigió al mandatario 68 en la historia republicana local que se preocupe por la educación, pues ese sector es garante del desarrollo de cualquier país.


Además la bella joven pidió mayores oportunidades de empleo, transparencia en las decisiones políticas y la preservación de la democracia.


María Escudero, una anciana que a sus 77 años muestra una gran lucidez, lamentó que en las campañas electorales los candidatos prometan de todo, pero luego olviden y no hagan nada.


Sin embargo, todos coincidieron en que una razón para asistir a votar lo constituye la obligatoriedad de ese ejercicio, penado con una multa de 136 nuevos soles (unos 40 dólares), lo que representa casi la tercera parte del salario mínimo en Perú.


La jornada electoral en la que se enfrentan el teniente coronel en retiro Ollanta Humala y el ex presidente (1985-1990) Alan García se ha caracterizado por la tranquilidad en todo el país, gracias en parte al despliegue de más de 100 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.


No obstante, Humala insistió en las denuncias de fraude en su contra por parte del APRA, mientras las autoridades electorales lo negaron.


En tal sentido denunció el cambio a última hora del personero técnico del APRA ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) por Jaime Brossar Castillo, un personaje ligado al régimen del extraditable ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000).


La jefa de la ONPE, Magdalena Chú, hizo un llamado a la calma a Humala y le pidió que exhiba las pruebas de un posible fraude, una amenaza latente en la campaña de la segunda vuelta.


Tales apreciaciones tomaron cuerpo cuando la derrotada candidata de la Alianza Unidad Nacional, Lourdes Flores, denunció que había sido víctima de los malos manejos en las mesas de sufragio por los apristas.


Tanto el teniente coronel en retiro como García votaron bien temprano esta mañana, y mientras el primero lo hizo con tranquilidad, en el caso del segundo hubo alboroto de seguidores que inundaron su colegio electoral.


Antes, El líder aprista, en un desayuno con su familia en el que respondió preguntas de la prensa, dirigió ataques contra su rival y hasta una de sus hijas incitó a los peruanos a votar por su padre.


Humala y García fueron por ese orden los más votados en la primera vuelta de los comicios del 9 de abril, pero ninguno obtuvo más del 50 por ciento de los votos, lo que los lleva a enfrentarse nuevamente este domingo por el sillón del Palacio de Pizarro.


Durante toda la campaña por la fase decisiva el líder aprista ha encabezado las encuestas, y cerró con ventaja de seis a 10 por ciento, un hecho del que -en cambio- el militar en retiro se ríe constantemente tras asegurar que será quien ganará.


Cualquiera que salga elegido hoy en las urnas deberá enfrentar aciagos problemas sociales que aquejan a los más de siete millones de peruanos en la indigencia, excluidos de la enseñanza y servicios básicos como electricidad, agua y desagüe.