Hallan osamentas en escuela de Brasil cuyo vigilante dijo haber matado dos adolescentes


La policía hará exámenes genéticos para determinar si los huesos pertenecen a las alumnas de 17 y 19 años que desaparecieron en 2008 y 2009, cuyas muertes fueron confesadas por el vigilante.



| agosto 20, 2010


La policía brasileña informó hoy de que encontró osamentas humanas escondidas en una escuela pública del estado de Paraná cuyo vigilante confesó la semana pasada que había secuestrado y asesinado a dos alumnas del establecimiento.

Los huesos fueron hallados dentro de una bolsa en el desván de una dependencia de una escuela de Campo Mourao, que servía como vivienda de Raimundo Gregorio da Silva, el celador de la institución hacía 18 años.

La policía hará exámenes genéticos para determinar si los huesos pertenecen a las alumnas de 17 y 19 años que desaparecieron en 2008 y 2009, cuyas muertes fueron confesadas por el vigilante.

Junto a los restos fueron encontrados revistas pornográficas y prendas de vestir femeninas que una de las familias identificó como pertenecientes a una de las jóvenes desaparecidas.

El homicida confeso fue detenido la semana pasada luego de que la policía descubriera en su habitación el teléfono celular de una de las desaparecidas, desde el cual eran enviados mensajes de texto en los que alguien que se identificaba como una de las chicas aseguraba que había huido primero a Sao Paulo y después a España pero que se encontraba bien.

La policía sospechó de Da Silva porque la familia de la chica que supuestamente enviaba mensajes informó de que los mismos iban dirigidos tanto a sus padres como al celador.

Al ser interrogado sobre la razón por la cual estaba con el celular de la desaparecida, el celador confesó los dos crímenes y dijo que, tras asesinar a las menores, enterró sus cadáveres en un terreno de la escuela.

La policía ya había descubierto huesos al excavar en el área señalada por Da Silva y encontró más hoy en una inspección realizada en toda la escuela.

Las jóvenes desaparecidas fueron identificadas como Dimitria Vieira, de 17 años, vista por última vez en julio de 2008, e Iara Pacheco, de 19 años, que supuestamente había huido de su casa hace siete meses.

Los responsables por la investigación dijeron que familiares de otras alumnas de la escuela denunciaron que Da Silva asediaba a las menores y les daba regalos

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00