Gran triunfo para el béisbol nipón


Japón derrotó a Cuba 10-6, el lunes, en el estadio Petco Park de San Diego y se proclamó campeón del primer Clásico Mundial de Béisbol.


Gran triunfo para el béisbol nipón

| marzo 21, 2006

Japón derrotó a Cuba 10-6, el lunes, en el estadio Petco Park de San Diego y se proclamó campeón del primer Clásico Mundial de Béisbol.


Fue la primera victoria japonesa en un torneo grande desde que conquistaron el primer lugar en la Copa Intercontinental de 1997. En sus 10 viajes a la final de torneos grandes, solamente habían ganado en otra ocasión (1973), también en la Copa Intercontinental.


Cuba, actual campeón de la Copa Mundial, Juegos Olímpicos y Copa Intercontinental, no pudo completar el tetracampeonato, pero se fue con la dulce experiencia de haber enfrentado de igual a igual a los peloteros profesionales.


Una multitud de 42,696 llenó por completo el estadio de los Padres de San Diego para presenciar la final del primer campeonato mundial de béisbol con peloteros de las Grandes Ligas.


Irónicamente, el japonés Ichiro Suzuki, de los Marineros de Seattle, fue el único jugador de las ligas mayores que abrió en el partido.


Suzuki pegó dos hits y anotó tres carreras, el bateador designado Nobuhiko Matsunaka pegó tres hits y anotó dos veces, en tanto que el jardinero Hitoshi Tamura, el inicialista Michiniro Ogasawara, el antesalista Toshiaki Imae y el bateador emergente Kosuke Fukudome remolcaron dos carreras cada uno.


El estelar abridor japonés Daisuke Matsuzaka, quien había derrotado a los cubanos en los Juegos Olímpicos de Atenas, volvió a tener una gran actuación el lunes para llevarse la victoria.


Matsuzaka (3-0, 0.69) lanzó cuatro entradas de cuatro hits y una carrera.


Los japoneses hicieron saltar del box al abridor cubano Ormari Romero con un out en la primera entrada. Después de un out, el intermedista Suyoshi Nishioka pegó sencillo y se robó la intermedia, Suzuki recibió bases por bolas y el bateador designado Matsunaka pegó sencillo al campocorto para llenar las bases.


El dirigente cubano Higinio Vélez sorpresivamente se llevó a Romero y trajo a Vicyohandry Odelin, quien inmediatamente golpeó a Tamura para enviar al plato la primera carrera del partido.


Tomota Satozaki se ponchó, pero Ogasawara recibió boleto gratis para empujar a Suzuki con la segunda carrera. Un sencillo de Imae empujódos vueltas más y decretó la salida de Odelin.


Norberto González entro a lanzar y dominó a Norichika Auki con rodado a la intermedia.


El torpedero cubano Eduardo Paret conectó cuadrangular abriendo la parte de debajo de la primera entrada a Matsuzaka para descontar ventaja 4-1.


Los nipones volvieron al ataque contra González en el quinto, cuando Suzuki pegó doblete y Matsunaka sencillo.


Con corredores en primera y tercera entra a lanzar Yadier Pedroso, quien fue recibido por sencillo de Tamura que remolcó a Suzuki. Un globo de sacrificio de Ogasawara contra Adiel Palma puso el juego 6-1.


Cuando se fue Matsuzaka, los cubanos descontaron con dos vueltas ante el relevista Shunsuke Watanabe en el sexto.


Después de un out, Yulieski Gourriel se embasó por error del torpedero Munenori Kawasaki, Ariel Borrero falló con globo al jardín izquierdo, pero Frederich Cepeda conectó doblete remolcador.


Osmani Urrutia bateó sencillo que empujo a Cepeda, pero Yoandry Garlobo bateó para doblematanza. Con Watanabe en su cuarta entrada de trabajo, los cubanos volvieron al ataque en el cierre del octavo.


Gourriel pegó sencillo y Soichi Fujita reemplazó a Watanabe. Borrero fue puesto out, pero Cepeda descargó tremendo cuadrangular por el jardín izquierdo para acercar el marcador 6-5, aun a favor de Japón.


Cepeda fue el mejor bateador cubano con doblete y jonrón y tres carreras remolcadas.


En el noveno Suzuki conecto un sencillo remolcador al jardín derecho y el emergente Kosuke Fukudome agregó imparable de dos carreras para poner el partido 9-5 y devolver la alegría a los aficionados nipones que estaban en el parque.


En el Clásico Mundial participaron más de 400 peloteros profesionales, incluyendo alrededor de 250 de las Grandes Ligas, en las nóminas de 16 países.


El torneo comenzó el 3 de marzo en Tokio y también tuvo partidos en Orlando, Florida; San Juan, Puerto Rico, Arizona y Anaheim.