Gerente general vuelve a su cargo en Boston


BOSTON (EFE) – Los Medias Rojas no pudieron quedarse con el jardinero Johnny Damon, pero tal vez han conseguido el mejor fichajes de todos, la vuelta de Theo Epstein a su antiguo puesto de gerente general, dos meses y medio después de haberlo dejado ir.


Gerente general vuelve a su cargo en Boston

| enero 20, 2006

BOSTON (EFE) – Los Medias Rojas no pudieron quedarse con el jardinero Johnny Damon, pero tal vez han conseguido el mejor fichajes de todos, la vuelta de Theo Epstein a su antiguo puesto de gerente general, dos meses y medio después de haberlo dejado ir.


Aunque todavía no se conocen los términos económicos a los que ha llegado el equipo con Epstein, que rechazó una oferta de 4.5 millones de dólares por tres años cuando abandonó el cargo, todo parece indicar que ambas partes han entendido que el futuro les une.


De acuerdo al comunicado que ofrecieron los Medias Rojas, Epstein volverá a su antigua posición para dedicarse por completo a la organización y tendrá de nuevo la responsabilidad de dirigir las operaciones día a día del equipo.


«Ambas partes hemos discutido de una manera muy constructiva durante las últimas 10 semanas lo que tiene que ser el futuro de la organización de los Medias Rojas y por lo tanto estamos ya comprometidos a seguir por el camino de la superación y de cumplir con nuestros objetivos en todos los aspectos», destacó el comunicado.


Precisamente la marcha de Epstein fue el factor que desencadenó las discusiones para reconducir la gestión y dirección del equipo de cara al futuro.


El comunicado que está firmado por el principal dueño del equipo, John Henry, Tom Werner y el presidente Larry Lucchino, no habla de ningún otro aspecto relacionado con aspectos de la dirección.


Epstein, que llegó al cargo de gerente general de los Medias Rojas con sólo 28 años de edad en la temporada del 2002 para ser el más joven en toda la historia que tuvo esa responsabilidad, respondió con un gran trabajo y el conseguir que el equipo lograse el título de la Serie Mundial por primera vez desde 1918 para romper la «Maldición» del Bambino.


A pesar de lo que se ha dicho de los enfrentamientos entre Lucchino y Epstein, el primero ha sido su mentor desde que lo fichó para trabajar con los Orioles de Baltimore, luego con los Padres de San Diego y al final en Boston.


Precisamente esos enfrentamientos fueron los que motivar que Epstein decidiese dejar el puesto aunque recibió una oferta de contrato cuatro veces superior en salario a lo que ganaba.


Epstein justificó su marcha por cuestiones de filosofía y no poder desarrollar lo que él entendía debía ser el futuro del equipo, algo que ahora parece ya está completamente superado y si podrá ver cumplido su deseo.


El panorama que se le presenta a Epstein no es nada fácil y más después de la salida de jugadores como Damon, que se fue a los eternos rivales de los Yanquis de Nueva York, y sin resolver el futuro del jardinero dominicano Manny Ramírez.