Francia finalmente avanzó a octavos tras derrotar a Togo


Francia. Ese será el rival de España en octavos de final después de un agónica primera parte en la que los de Domenech sufrieron para vencer a una trabajada selección togolesa que se aferraba a la idea de despedirse de su primer mundial con su casillero de puntos estrenado.


Noticia Radio Panamá | Francia finalmente avanzó a octavos tras derrotar a Togo

| junio 23, 2006


Francia. Ese será el rival de España en octavos de final después de un agónica primera parte en la que los de Domenech sufrieron para vencer a una trabajada selección togolesa que se aferraba a la idea de despedirse de su primer mundial con su casillero de puntos estrenado.


Tras 52 minutos de sufrimiento, tras treinta internadas en el área togolesa, tras 16 disparos a puerta llegó el gol que daba la clasificación a Francia para los octavos de final. Con un ojo puesto en el campo y el otro a 289 kilómetros de distancia (la que separa Colonia de Hannover, donde jugaban Suiza y Corea), Francia afrontaba su partido: el de la clasificación para octavos de final o el del adiós de una generación de oro que dio al fútbol francés grandes tardes de gloria.


Saber que puedes estar ante tu último partido sin estar si quiera sobre el terreno de juego debe ser duro. Que pasaría por la cabeza de Zidane. En la primera parte, me voy. En la segunda, me quedo. El fútbol lo agradece. Volver a ver jugar a Zidane no tiene precio, aunque tenga que ser ante España en octavos de final.


Pero, centrémonos en el partido. Agónico, ese es el calificativo que mejor describe la angustia vivida sobre el terreno de juego por el cuadro galo. No quedaba otra. Había que jugársela. Ganar o ganar… y esperar. Y no estaba Zidane, el que con un sólo toque puede arreglar un resultado y dar una clasificación.


Domenech optó por colocar a Silvestre como lateral izquierdo, en sustitución del también sancionado Abidal, y el tandem Makelele-Vieira en el centro del campo, con Ribery por la derecha, Maloula por la izquierda, y en la punta de ataque Thierry Henry acompañado del díscolo David Trezeguet. Y funcionó. Francia dominó el encuentro. Jugó con velocidad. Abriendo el campo, buscando espacios. Ribery y Sagnol conviertieron la banda derecha en una auténtica pesadilla para la defensa togolesa.


En diez minutos Agassa, el portero de Togo, había tenido que emplearse a fondo hasta en tres ocasiones, en veinte, en ocho (con un gol anulado a Trezeguet por fuera de juego de Ribery en el momento de recibir el pase), en treinta en once… y así hasta completar las 14 claras ocasiones en las que o Trezeguet o Henry o Ribery podían haber marcado en los primeros cuarenta y cinco minutos.


Se abrió la lata


52 minutos tuvieron que pasar para que Francia consiguiera su objetivo: abrir la lata de octavos. Patrick Vieira, a la media vuelta, aprovechando un pase excelente de Ribery, puso el balón allá donde Agassa no podía llegar. 0-1 en el marcador. El corazón empezaba a bombear más despacio, más tranquilo, más octavofinalista. Y pareció que sólo fue cuestión de tiempo, porque seis minutos después llegaba el segundo, de Henry, el del colofón, el que ponía el punto y final a la intensidad francesa.


Toca ahora celebración. Por la clasificación, por el record de 117 partidos de Thuram con la selección gala y por los cumpleaños del gran Zidane y de Patrick Vieira, sabiendo, eso sí, que España ya espera el próximo martes a la selección francesa.

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00