Exodo en Texas por culpa de «Rita»


Cientos de miles de habitantes de la costa de Texas se dirigen hacia el interior del país en busca de un lugar seguro, mientras “Rita” bajaba un poco de intensidad aunque continuaba siendo un huracán “extremadamente peligroso” de categoría cuatro, según informes del Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.


Exodo en Texas por culpa de «Rita»

| septiembre 23, 2005

Cientos de miles de habitantes de la costa de Texas se dirigen hacia el interior del país en busca de un lugar seguro, mientras “Rita” bajaba un poco de intensidad aunque continuaba siendo un huracán “extremadamente peligroso” de categoría cuatro, según informes del Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.


El presidente George W. Bush, llamó nuevamente a la gente de las zonas amenazadas por el huracán a cumplir las órdenes de desalojo. “Esta es una poderosa tormenta”, afirmó el presidente Bush en Washington.


“Las autoridades estadounidenses se preparan en todos los niveles para lo peor”, declaró. Las medidas de prevención estaban en plena marcha. El mandatario declaró el estado de emergencia para Texas y Luisiana.


Anoche, “Rita” bajó un poco de intensidad tras haber alcanzado la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson, y presentaba vientos sostenidos de 220 kilómetros por hora (kph), que la ubica en la categoría cuatro.


A las 10 de la noche, el centro de “Rita” se encontraba a 560 km al sureste de Galveston, Texas, se movía al Noroeste a 17 kilómetros por hora. Meteorólogos del CNH consideran que “Rita” podría tener una fuerza de destrucción mayor que la de “Katrina” cuando golpee la costa.


Galveston, una ciudad con 60,000 habitantes y ubicada a 80 km de Houston, se encuentra especialmente amenazada.


El 90% de su población había sido desalojada y parecía una ciudad fantasma, según la cadena KTHR.


En las partes bajas de la costa se dispuso el desalojo forzoso de un millón de personas.


Houston estaba sumida en el caos mientras millones de personas hasta Luisiana escapaban de las costas por el inminente golpe del huracán.


Cerca de un millón de personas intentaba abandonar las zonas de Texas expuestas a “Rita”.


Advertencia de FEMA En Washington, el director de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), David Paulison, advirtió a las familias que emigran que lleven comida, bebida y otras provisiones para al menos tres días.


La alcaldesa Lyda Ann Thomas manifestó: “Esperamos que las personas que aún se encuentran aquí dejen la ciudad lo más rápido posible”. Según afirmó, las autoridades aprendieron de los errores previos y posteriores del huracán “Katrina”.


En Corpus Christi, una localidad ubicada a 300 kilómetros al sur de Galveston, el alcalde Henry Garret ordenó el desalojo en las partes más bajas de la ciudad.