De la Hoya casi no tiró golpes


Las Vegas, Nevada.- Es un hecho que la carrera de Óscar de la Hoya llegó a su fin, al menos en lo que toca a protagonizar peleas grandes, después de la tremenda paliza a manos del filipino Manny Pacquiao, al dejarlo en el banquillo para el noveno asalto, el sábado en el MGM de Las Vegas.



| diciembre 9, 2008


Las Vegas, Nevada.- Es un hecho que la carrera de Óscar de la Hoya llegó a su fin, al menos en lo que toca a protagonizar peleas grandes, después de la tremenda paliza a manos del filipino Manny Pacquiao, al dejarlo en el banquillo para el noveno asalto, el sábado en el MGM de Las Vegas.

Llamó poderosamente la atención el que en varios asaltos Óscar no lanzara golpes. Desde el mismo primer round recibió duras izquierdas que le estremecían la cabeza y la nariz se le enrojeció ante los potentes puñetazos de un enemigo de menor estatura como el tagalo.

De la Hoya, de 35 años, no fue capaz de sacar ventaja de su mayor alcance y pegada. Lejos estuvo aquel Óscar que lanzaba su efectivo jab zurdo y poderosos ganchos. Pareciera que sólo escaló el cuadrilátero para cumplir con el papel de receptor de castigo.

En la conferencia de prensa y ayer en el aeropuerto de esta ciudad, periodistas y gente de boxeo coincidían en que De la Hoya fue "sobreentrenado por Nacho Beristáin, que acabó por ‘rostizarlo’ para meterlo en peso".

Dado que De la Hoya era el gran favorito, en los capítulos iniciales se pensó que era su estrategia para que se confiara Pacquiao y después someterlo; sin embargo los episodios transcurrieron y no llegó esa reacción. Fue raro ver a Óscar sin su habitual guardia adelante.

Se afirmó que Óscar no hizo acto de presencia a la rueda de prensa debido a que se trasladó al hospital a revisión médica, sobre todo de su pómulo izquierdo que terminó muy dañado.

Lo que nadie creyó fue que la Comisión Atlética de Nevada aseguró que en el repesaje, De la Hoya pesó 147 libras y Pacquiao 148 libras y media.

En el momento del desenlace Adalaide Byrd y Dave Moretti marcaban en sus tarjetas un idéntico 71-80, y Stanley Christodoulou 72-79, todos a favor de Pacquiao, quien, según confirmó el promotor Bob Arum, podría tener como siguiente adversario a Ricky Hatton.

Antonio Margarito y Shane Mosley reiteraron que se medirán el 24 de enero en el Staples Center de Los Ángeles, California.

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00