Cubanos no lloraron por derrota


Por única vez en su larga trayectoria beisbolística, Cuba no lloró por no haber ganado un torneo.


Cubanos no lloraron por derrota

| marzo 21, 2006


Por única vez en su larga trayectoria beisbolística, Cuba no lloró por no haber ganado un torneo.


Lejos de sentirse triste o derrotada, Cuba mantuvo la frente en alto después de caer 10-6 ante Japón en la final del primer Clásico Mundial de Béisbol.


Una multitud de 42,696 llenó por completo el estadio de los Padres de San Diego para presenciar la final del primer campeonato mundial de béisbol con peloteros de las Grandes Ligas.


Cuba, actual campeón de la Copa Mundial, Juegos Olímpicos y Copa Intercontinental, no pudo completar el tetracampeonato, pero se fue con la dulce experiencia de haber enfrentado de igual a igual a los peloteros profesionales.


Cuba terminó el torneo con marca de 5-3 y con la satisfacción de haber derrotado a países como Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana, que por tener sus nóminas cargadas de jugadores de las Grandes Ligas eran considerados entre los grandes favoritos para alcanzar el triunfo en este primer Clásico Mundial.


El Clásico Mundial, donde participaron más de 400 peloteros profesionales de 16 países, superó todas las expectativas que se formaron los organizadores.


Un total de 737,416 fanáticos acudieron a los 39 partidos que se celebraron en Tokio, Japón; San Juan, Puerto Rico, y Arizona, Orlando y San Diego, Estados Unidos.


También se rompieron varias marcas de audiencias, especialmente en Japón y América Latina.


Ahora Cuba espera que el éxito del Clásico Mundial abra las puertas de los Juegos Olímpicos al béisbol después de la cita de Londres 2012.


«Ojala que el Clásico se mantenga y que los responsables de que el béisbol este fuera de los Juegos Olímpicos hayan visto el tremendo espectáculo que es el béisbol», dijo el jardinero Frederich Cepeda.


El Comité Olímpico Internacional decidió eliminar el béisbol del programa de los Juegos Olímpicos después de China 2008, primordialmente por la apatía de las ligas profesionales (principalmente las Grandes Ligas norteamericanas) para permitir participar a sus mejores jugadores en el torneo.


«Tenemos una gran oportunidad de regresar el béisbol para los juegos del 2016 y el Clásico Mundial será puntal en esas aspiraciones», dijo Aldo Notari, presidente de la Federación Internacional de Béisbol.