Crece la ola de violencia en Sao Paulo; suman 72 los muertos en ataques


Un total de 72 muertos es el saldo parcial de la ola de violencia que afecta desde el viernes pasado a Sao Paulo, con ataques a la Policía, bancos, transporte público y una rebelión penitenciaria considerada la mayor de la historia de Brasil.


Crece la ola de violencia en Sao Paulo; suman 72 los muertos en ataques

| mayo 15, 2006


Un total de 72 muertos es el saldo parcial de la ola de violencia que afecta desde el viernes pasado a Sao Paulo, con ataques a la Policía, bancos, transporte público y una rebelión penitenciaria considerada la mayor de la historia de Brasil.


La Secretaría de Seguridad Pública de Sao Paulo informó este lunes que se han perpetrado 156 ataques contra patrullas, cuarteles y bases de la Policía en el estado, donde viven 40 millones de personas, 17.5 de las cuales residen en esta capital.


La violencia se concentró en la región metropolitana de Sao Paulo, donde han muerto 36 agentes de las policías Civil y Militar, la Guardia Penitenciaria y el Cuerpo de Bomberos, además de tres civiles, 13 presos y 20 supuestos delincuentes.


Las autoridades precisaron que 14 personas fueron abatidas de manera directa por agentes cuando atacaban destacamentos de la Policía, mientras que se investiga si otros seis eran integrantes del grupo agresor o civiles que murieron en el intercambio de tiros.


La ola de ataques, que comenzó cerca de la medianoche del viernes pasado y que continuó esta madrugada, se originó por el traslado de cárcel de 765 presos para separar a los miembros de diferentes grupos delictivos.


El informe precisó que al menos 50 personas han resultado heridas, entre ellas 29 policías, ocho civiles y agentes penitenciarios que se encontraban a cargo de la custodia de los presos al momento de la rebelión en los penales.


De las 78 cárceles amotinadas, de un total de 107 centros de detención que existen en Sao Paulo, 52 permanecen este lunes en rebelión con cerca de 237 rehenes.


Además de las acciones contra la Policía y las rebeliones en cárceles, entre la noche del domingo y la madrugada del lunes fueron atacados con granadas varios juzgados y sucursales bancarias e incendiados 65 buses del servicio público y una estación de metro.


La Secretaría de Seguridad Pública de Sao Paulo admitió que varios de los 10 mil presos del estado que fueron autorizados a pasar el Día de las Madres en sus casas, gracias a que estaban con libertad condicional, participaron de los ataques.


El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien el domingo regresó de Austria, convocó para este lunes a una reunión ministerial de emergencia para abordar la crisis, donde el gobierno ya puso a disposición del estado a la Policía Federal (PF) y al Ejército.


La actual ola de violencia es promovida por el grupo delictivo Primer Comando de la Capital (PCC), el segundo del país y que protestó en 2001 por un cambio similar de detenidos con una rebelión colectiva en 29 presidios que finalizó con cinco muertos.


Al momento de iniciarse los ataques, la semana pasada, ocho líderes del PCC que estaban en prisiones de máxima seguridad del estado fueron trasladados al Departamento de Investigación sobre el Crimen Organizado y después llevados en sigilo a otras cárceles.


Los principales diarios brasileños dedicaron este lunes sus portadas al «pavor» que domina la verdadera «guerra urbana» que se vive en Sao Paulo.


El periódico Folha de Sao Paulo titulado «Guerra urbana», y apuntó que «la violencia y el miedo se dispersan por Sao Paulo en el tercer día de ataques del crimen organizado».


Otros de los artículos titularon «Delegaciones y puestos tienen madrugada infernal», «para antropóloga el crimen en Sao Paulo está más centralizado», «Gobierno federal disminuyó el presupuesto de seguridad pública» y «Autoridades negocian con facción».


El diario O Estado de Sao Paulo afirmó que el grupo criminal «PCC ataca blancos civiles y quema autobuses», además de una estación de Metro y el sistema eléctrico de una de las líneas de los trenes metropolitanos que lo complementan.