Costas texanas en alerta por cercania de «Rita»


Residentes de la costa este de Texas amanecieron hoy bajo alerta ante la proximidad del huracán Rita, ya que sus efectos podrían sentirse a lo largo de una franja de 400 kilómetros al norte y sur de su punto de ingreso a tierra


Costas texanas  en alerta por cercania de «Rita»

| septiembre 21, 2005

Residentes de la costa este de Texas amanecieron hoy bajo alerta ante la proximidad del huracán Rita, ya que sus efectos podrían sentirse a lo largo de una franja de 400 kilómetros al norte y sur de su punto de ingreso a tierra.


Rita se intensificó este miércoles y alcanzó la categoría cuatro con vientos sostenidos de hasta 220 kilómetros por hora, lo que agudizó la preocupación de las autoridades de que el poderoso huracán pueda devastar amplias áreas de la costa de Texas (Estados Unidos).


El Centro Nacional de Huracanes (CNH), en Miami, Florida, pronosticó este miércoles que Rita permanecerá en categoría cuatro hasta que entre a tierra la madrugada del próximo sábado en algún punto costero entre la frontera con México y el oeste de Louisiana.


Desalojos obligatorios fueron ordenados para las zonas de Galveston, Freeport y Matagorda, sobre la costa de Texas, y también en Nueva Orleans, Louisiana, ante la posibilidad de que Rita pudiera desviarse hacia el noreste de la trayectoria que se le pronostica.


Cientos de colegios de distritos escolares al norte y sur de Galveston suspendieron a partir de este miércoles sus clases a lo largo de toda la semana para dar tiempo a las familias a evacuar la zona.


«La lección real que creo los ciudadanos aprendieron es que las gentes en Alabama, Louisiana y Misissippi no tuvieron tiempo de salir. Hubo gran pérdida de vidas y de propiedades», dijo la víspera la alcaldesa de Galveston Lyda Ann Thomas.


«No queremos que eso pase aquí. Siempre pedimos a la gente el evacuar temprano, pero debido a Katrina, ahora están escuchándonos y están evacuando ya», agregó la funcionaria, tras ordenar anoche la evacuación obligatoria de la ciudad.


El alcalde de Houston, Bill White, tenía programado para este miércoles una rueda en para convocar a evacuaciones voluntarias en las áreas bajas de la ciudad ubicada a unos 75 kilómetros de la costa.


David Paulison, director interino de la Administración Federal de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) dijo que la dependencia cuenta con autobuses y aviones disponibles para desalojar a residentes de las áreas donde pueda pegar el huracán.


Equipos de rescate y camiones cargados con agua, hielo y alimentos preparados comenzaron a enviarse a Texas, aseguró el funcionario.


El gobernador de Texas, Rick Perry, declaró la víspera como área de desastre a la costa este de la entidad en anticipación a la llegada del huracán Rita, para obtener la autoridad de activar los recursos de auxilio necesarios.


Perry ordenó la activación de 5,000 soldados de la Guardia Nacional de Texas para ayudar en las evacuaciones a lo largo de diferentes rutas que conducen de la costa al interior de la entidad.


El gobernador solicitó en una conversación telefónica con el presidente estadunidense George W. Bush la aprobación expedita de ayuda federal para los condados de Texas que podrían resultar afectados por el fenómeno metereológico.


«Creo que Texas está preparado como ningún otro estado en la nación», dijo Perry este miércoles a la cadena de televisión NBC.


Autoridades de ciudades texanas como San Antonio, Austin, Dallas y otras fuera de la posible zona de afectación del huracán, activaron la víspera sus centros de emergencias para planear la recepción de miles de posibles evacuados y brindarles ayuda.


El CNH informó que a las 07:00 horas locales (12:00 GMT) de este miércoles, el ojo del ciclón se encontraba a 1,264 kilómetros al este-sureste de Corpus Christi (Texas) y que seguía «intensificándose» en su camino hacia la costa estadunidense.


Rita se mueve con rapidez a 22 kilómetros por hora en dirección oeste y según los expertos su ojo podría ingresar a tierra en algún punto de Texas la mañana del próximo sábado.


El huracán es la décimo séptima tormenta de la temporada en el océano Atlántico, que comenzó el 1 de junio pasado y concluye el 30 de noviembre próximo.