Cientos de muertos y pueblos arrasados por un seísmo en Cachemira


Islamabad, 8 oct (EFE).- Más de mil personas podrían haber muerto a causa del fuerte terremoto de 7,6 grados en la escala de Richter que sacudió hoy el norte de Pakistán, la India y Afganistán, según el Gobierno paquistaní.


Cientos de muertos y pueblos arrasados por un seísmo en Cachemira

| octubre 8, 2005

Islamabad, 8 oct (EFE).- Más de mil personas podrían haber muerto a causa del fuerte terremoto de 7,6 grados en la escala de Richter que sacudió hoy el norte de Pakistán, la India y Afganistán, según el Gobierno paquistaní.


Un seísmo con epicentro en la Cachemira paquistaní, a unos 95 kilómetros al noreste de Islamabad, provocó a primera hora de esta mañana (3.50 GMT) varios centenares de víctimas en Pakistán, donde barrió pueblos enteros, y causó más de 150 muertos en la India.


Esas víctimas se han producido al desplomarse edificios, muchos de ellos a ambos lados de la Línea de Control que separa las zonas paquistaní e india de Cachemira, o bien sepultados por corrimientos de tierra, que han obligado a cerrar muchas carreteras.
En Islamabad se cree que varios centenares de personas siguen atrapadas entre los escombros de un edificio de doce pisos que se derrumbó a causa del seísmo y causó la muerte de treinta personas.


Este ha sido el terremoto más grave que ha sufrido Pakistán en los últimos años, según señaló el portavoz de las Fuerzas Armadas, el general Shaukat Sultan.
«Es el peor terremoto de la época reciente», apuntó el portavoz militar de Pakistán, quien ha asegurado que la cifra de muertos «será alta» y «podría superar las mil» personas.


El ministro de Interior, Aftab Ahmed Sherpao, había admitido previamente que el seísmo ha provocado varios cientos de muertos dentro de su país.


El seísmo tuvo su epicentro en Patán, en la zona paquistaní de Azad Kashmir, una estrecha franja montañosa cerca de las fronteras con la India y Afganistán, por lo que el fuerte temblor afectó a tres países, aunque Pakistán es el que más ha sufrido.
Provocó el derrumbe de edificios en esos tres países y llegó a sentirse en Kabul y en Nueva Delhi, donde centenares de personas salieron a las calles asustadas, muchas de ellas a rezar.


De momento el Gobierno paquistaní no ha podido evaluar con exactitud el número de muertos ni los daños causados por este seísmo, pero los estima «masivos».
A ese fuerte terremoto le siguieron varias réplicas, la más fuerte de las cuales alcanzó una magnitud 5,9 grados en la escala Richter, según dijo a EFE un portavoz del Servicio Geológico de Estados Unidos.


El Centro Meteorológico de Pakistán advirtió además de que el país puede sufrir fuertes temblores durante los próximos dos días, de una magnitud de entre 5 y 6 grados.
El presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf, y el primer ministro, Shaukat Aziz, mantuvieron hoy en Islamabad una reunión de urgencia para hacer frente a la situación creada por el fuerte terremoto.


Muchos edificios se han desplomado en varias localidades del país pero de momento es difícil precisar los daños porque las carreteras y las comunicaciones por teléfono móvil apenas funcionan, según apuntó el general Shaukat Sultan.


Tres pueblos enteros de Rawlakot, en el área de Azad Kashmir, han resultado completamente arrasados por el seísmo, lo que ha causado un número indeterminado de muertos.


En Islamabad se derrumbó un conocido edificio de doce pisos de la Torre Margalla, lo que causó la muerte de treinta personas, heridas a varias decenas y dejó atrapadas a 300, según medios paquistaníes.


Otras 25 personas fallecieron en Azad Kashmir, en la parte paquistaní de Cachemira, cuando se desplomó un juzgado, y diez estudiantes murieron en Manshera, en la provincia norteña de Frontera Noroeste, al caerse un colegio, según la cadena GEO TV.


Además, en la zona india de Cachemira se ha informado de que cerca de 160 personas murieron a causa del seísmo, entre ellas quince soldados indios que fallecieron al derrumbarse un búnker en el que dormían.


Afganistán fue el país donde el terremoto causó un menor daño aunque llegó a sentirse en Kabul, al noreste del país.


Una niña de 11 años murió al derrumbarse un edificio en la ciudad de Jalalabad, en el noreste del país, según confirmó a EFE el Ministerio afgano de Interior.