Chávez y Santos optimistas por encuentro en Colombia


Desde un inicio, Santos anunció que estaba dispuesto a reconstruir las relaciones con Venezuela en forma directa, con lo que descartó las labores de mediación de gobiernos amigos.


Noticia Radio Panamá | Chávez y Santos optimistas por encuentro en Colombia

| agosto 10, 2010


SANTA MARTA, Colombia (Reuters) – Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, expresaron el martes optimismo en que lograrán restablecer las relaciones bilaterales diplomáticas y comerciales para poner fin a una prolongada disputa por temas de seguridad.

Un acuerdo llevaría a solventar la más reciente de una larga cadena de tensiones que recrudeció el mes pasado con la ruptura de relaciones diplomáticas, decidida por Chávez en rechazo a acusaciones de Bogotá de que en Venezuela se refugian comandantes guerrilleros con la tolerancia de autoridades.

Desde hace más de un año las relaciones tambaleaban puesto que Chávez ordenó suspender las importaciones desde Colombia como represalia a un acuerdo militar entre Bogotá y Washington que fue considerado por el mandatario como una amenaza para su revolución socialista.

Las economías colombiana y venezolana han sentido las consecuencias de esa medida que congeló el activo comercio bilateral.

"Aquí comenzaremos, estoy seguro, porque venimos con la voluntad por delante, con el corazón por delante, con el amor por delante, a comenzar pacientemente a reconstruir lo que fue desmoronado", dijo Chávez al llegar a Santa Marta, ciudad del Caribe escogida para el encuentro y en la cual murió Simón Bolívar, héroe de la independencia de ambas naciones.

"Contamos con bastantes recursos para construir unas nuevas y buenas relaciones entre Colombia y Venezuela. Después de todos estos avatares, a pesar de todas estas tormentas, Colombia vengo a ratificarte mi amor que será eterno", agregó el mandatario quien se definió como un soldado de la paz.

Por su parte, Santos, quien asumió la presidencia el sábado en reemplazo de Alvaro Uribe, expresó un optimismo más moderado sobre los resultados de la cita, la primera que sostienen los dos mandatarios de posiciones ideológicas opuestas.

Desde un inicio, Santos anunció que estaba dispuesto a reconstruir las relaciones con Venezuela en forma directa, con lo que descartó las labores de mediación de gobiernos amigos.

"Vamos (…) a buscar que las relaciones entre dos países hermanos, como son Venezuela y Colombia, se puedan restablecer, se puedan restablecer sobre bases firmes y perdurables", declaró Santos a su llegada a Santa Marta.

"Buscaremos que todos los mecanismos se normalicen y se mejoren cada día más. Llegamos a la reunión con optimismo pero sin generar demasiadas expectativas porque creo después de la reunión es cuando realmente podremos saber sus verdaderos resultados", agregó el presidente de Colombia.

Santos heredó un conflicto caldeado en los últimos días de Gobierno de Uribe, cuando autoridades denunciaron que comandantes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se refugiaban en Venezuela, cerca a la frontera, con la tolerancia del Gobierno de Caracas.

SENSIBLE TEMA COMERCIAL

El nuevo presidente colombiano dijo en la campaña electoral que él y Chávez son "como el agua y el aceite", pero se comprometió a mantener buenas relaciones bajo mutuo respeto, pese a que el mandatario venezolano aseguró en esa oportunidad que un eventual Gobierno de Santos representaba una amenaza de guerra para la región.

La canciller colombiana, María Angela Holguín, reveló previamente que entre los puntos del encuentro está el tema del pago de la deuda que tiene Venezuela con empresarios colombianos por intercambio comercial, estimada en unos 800 millones de dólares.

"Más que el restablecimiento comercial, lo que queremos buscar es una decisión sobre el pago a la deuda, que conocemos lo perjudicial que ha sido para los empresarios que trabajan con Venezuela", sostuvo Holguín.

Las exportaciones colombianas a Venezuela se desplomaron desde 6.000 millones de dólares en el 2008, a un estimado de 1.000 millones de dólares este año.

Asimismo hablarán de la seguridad en la frontera de 2.219 kilómetros y proyectos conjuntos de desarrollo e infraestructura en la zona limítrofe, agregó Holguín.

Pese a la agresiva retórica de las últimas semanas entre Bogotá y Caracas, los mercados no se vieron afectados por el conflicto y no hubo temores serios de que la tensión provocara una confrontación bélica.

No es la primera vez que las relaciones diplomáticas y comerciales de Colombia sufren por disputas vinculadas al accionar de la guerrilla izquierdista.

En enero del 2005 se registró una crisis después de que efectivos de las Fuerzas Armadas de Colombia capturaron en Caracas y trasladaron a Bogotá al llamado canciller de las FARC Rodrigo Granda.

Posteriormente, en marzo del 2008, se generó una crisis como consecuencia del bombardeo de Colombia a una zona selvática de Ecuador en el que murieron el líder de las FARC Raúl Reyes y 24 personas más.

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00