Carlos y Camilla bendecidos por el arzobispo tras jurarse fidelidad


Windsor (R.Unido), 9 abr (EFE).- El príncipe Carlos y su esposa Camilla fueron bendecidos hoy por el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, tras jurarse fidelidad en un solemne oficio religioso en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, en presencia de la reina Isabel II.


Carlos y Camilla bendecidos por el arzobispo tras jurarse fidelidad

| abril 9, 2005


Windsor (R.Unido), 9 abr (EFE).- El príncipe Carlos y su esposa Camilla fueron bendecidos hoy por el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, tras jurarse fidelidad en un solemne oficio religioso en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, en presencia de la reina Isabel II.


Horas antes, el heredero de la Corona británica y Camilla Parker Bowles se habían casado en el ayuntamiento de Windsor (sur de Inglaterra), en una breve y discreta ceremonia civil a la que no asistió la soberana británica.


Durante el oficio religioso, al que asistieron más de 700 invitados -entre ellos el ex marido de Camilla Andrew Parker Bowles-, los recién casados se juraron fidelidad.
En el acto todos los asistentes leyeron un pasaje del «Libro de la Oración Común» de 1662 que afirma: «Seriamente nos arrepentimos y de todo corazón pedimos perdón por nuestros pecados. Su recuerdo nos aflige, su carga es intolerable».


Sonrientes, el heredero de la Corona británica y la duquesa de Cornualles habían entrado del brazo en la capilla, donde les esperaba la «plana mayor» de la Familia Real británica, encabezados por la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo.
Mientras Carlos de Inglaterra vestía de chaqué como en su boda, su esposa cambió el elegante traje perla del enlace por un vestido largo de tono azul grisáceo, con reflejos dorados, y un adorno de espigas en el pelo.


A la bendición en la capilla de San Jorge asistieron más de 700 invitados, entre ellos los dos hijos de Carlos y la fallecida Diana de Gales, los príncipes Guillermo y Enrique; el primer ministro británico, Tony Blair, y dirigentes de la oposición.
Entre los escasos representantes de casas reales estuvieron presentes el heredero del trono noruego, Haakon Magnus, y su esposa Mette Marit; el príncipe Constantino de Holanda y su esposa Laurentien, y el rey Constantino de Grecia (hermano de la reina Doña Sofía de España) y su esposa Ana María.


También asistieron el rey Hamad de Bahrein, y el príncipe Radu de Hohenzollern Veringen y su esposa, la princesa Margarita de Rumanía.
No asistió ningún representante de la Casa Real española.


La capilla de San Jorge, construida a mediados del siglo XV por el rey Eduardo IV, está dedicada al patrón de la orden de más alto rango en el Reino Unido y ha sido escenario de bodas y funerales de la Familia Real.


Allí están enterrados la Reina Madre y su marido, el rey Jorge VI, y en ese templo el príncipe Eduardo se casó con Sophie Rhys-Jones en junio de 1999.