Cali: Concejo en pleno rechazó propuesta de Ley Zanahoria


El Concejo de Cali rechazó ayer la propuesta del alcalde Jorge Iván Ospina de reducir el horario de la rumba en la ciudad, es decir, que los establecimientos nocturnos sólo estén abiertos al público de lunes a jueves hasta la 1:00 a.m., los viernes y sábados hasta las 2:00 a.m. y los domingos hasta las 11:00 p.m.


Noticia Radio Panamá | Cali: Concejo en pleno rechazó propuesta de Ley Zanahoria

| abril 20, 2010


Los cabildantes coincidieron en que la Administración Municipal debería fortalecer más los ingresos para la Policía y hacer más inversión social, en educación y en salud.

El Concejo de Cali rechazó ayer la propuesta del alcalde Jorge Iván Ospina de reducir el horario de la rumba en la ciudad, es decir, que los establecimientos nocturnos sólo estén abiertos al público de lunes a jueves hasta la 1:00 a.m., los viernes y sábados hasta las 2:00 a.m. y los domingos hasta las 11:00 p.m.

En la plenaria, que reunió a las autoridades involucradas y en la que se dieron a conocer las estadísticas de todos los entes, el presidente del Concejo, Milton Castrillón, dijo que la propuesta de la Administración Municipal es sólo “un pañito de agua tibia para solucionar el tema de la seguridad”.

Castrillón recogió las cifras presentadas por el Observatorio Social en las que reseña que en la vía pública es donde más se presentan asesinatos (361) en el primer trimestre del 2009 y en los establecimientos nocturnos sólo se registraron 13. “Lo que demanda es que haya mayor vigilancia y revisar los ajustes de cuentas y sicariatos donde las muertes están entre los 15 y 17 años”, aseveró.

También criticó severamente que el Gobierno local argumente que la ciudad sí tiene un Plan Maestro de Seguridad.

“Eso es una gran mentira, el único que hay es el que ha presentado de la Policía, como plan maestro a nivel nacional. Con la ley Zanahoria no vamos a frenar la inseguridad así que no podemos escondernos de los bandidos. Un Alcalde de izquierda que le gusta mucho el cemento y no la inversión debería trabajar por este último punto, pues la gente se está muriendo de hambre, sin vivienda y sin educación y salud”, acotó Castrillón.

A su turno, el concejal Jaime Gasca manifestó que las estadísticas dan cuenta de que los barrios más peligrosos están en las comunas 13, 14 y 15. “Así que ¿cuál es la estrategia del Gobierno para estos sitios? Las muertes no han ocurrido en las discotecas, las muertes están siendo en los barrios por riñas, venganzas y motivos pasionales y no en la rumba”, aseveró.

También dijo que el Gobierno local debe tener en cuenta los datos de la Policía que dicen que durante la final del fútbol, el pasado 21 de diciembre y en la cual quedó campeón el América, no hubo ninguna muerte violenta. “Y ese día fue donde más se consumió licor. Está claro que el problema no es la rumba. El problema está en el Distrito de Aguablanca. Allí es donde hay que actuar”, dijo.

Por su parte, el concejal Rodrigo Guerrero, uno de los más conocedores del tema, insistió en que el problema de los homicidios en Cali no se puede asociar a una sola causa. “La violencia es un problema complejo y multicausal y por ello no se resuelve con una sola intervención, por eso el Gobernante tiene que actuar en los diferentes niveles”, explicó.

En ese sentido, Guerrero aseveró que son varios los puntos que hay que fortalecer: “Sin apoyo e inversión a la Policía y a la justicia no puede haber disminución de la violencia. También debe haber más inversión social y educación para los menores de edad. Lo otro es que en Bogotá cambiaron basureros por parques, así que hay que mejorar el entorno físico, porque el desorden antecede el crimen”.

Y agregó que está demostrado en todo el mundo que las armas de fuego en casa son un riesgo. “Así que hay que disminuirlas en la comunidad y hacer mucho más control, porque así ninguna medida sirve”, dijo.

Carlos Pinilla criticó el hecho de que varios CAI en la ciudad no funcionan. “Y si la Policía no puede funcionar, pues apague y vámonos”.

También hizo un llamado al Gobierno local y, sobre todo, a los bancos para que renegocien la deuda y así destinar recursos a la seguridad y a la Policía Metropolitana.

El concejal Wilson Arias agregó además que la solución a la problemática tampoco son los denominados ‘cascos azules’ y pidió más claridad sobre el acceso a las cifras de criminalidad. “¿Por qué los cacaos de esta ciudad si tienen acceso y nosotros, de la CUT, no nos la dan?”, planteó Arias.

Finalmente, el gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, dijo no compartir la medida y planteó que el Ejército y Policía patrullen en Cali.

También aseguró que se afectarían los ingresos departamentales y más aún los de la salud, pues con el nuevo horario bajarían las ventas de la licorera.

Policía pide CAI

El comandante de la Policía, Gustavo Adolfo Ricaurte, dijo que apoya todas las políticas que los gobernantes, “pero ya viendo que hay una injerencia del alcohol en algunos delitos, pues habrá que cerrar el grifo. Creo que con el recorte de la hora nos irá bien”, dijo.

También denunció en la plenaria que los constructores no han entregado oportunamente los CAI, que debían estar listos en noviembre. “Se recibieron fue para proteger la inversión, pero no tienen servicios públicos ni mobiliario. Hay que mirar qué pasa con los constructores, porque he sabido que se van a declarar en quiebra”, afirmó.

album-art

Sorry, no results.
Please try another keyword
00:00