Arias se declara ganador de las elecciones en Costa Rica y confía en el diálogo


San José, 4 mar (EFE).- El ex presidente y Premio Nobel de la Paz 1987 Oscar Arias se declaró ganador de las elecciones presidenciales en Costa Rica y confió en el diálogo con su oponente, Ottón Solís, quien reconoció la derrota.


Arias se declara ganador de las elecciones en Costa Rica y confía en el diálogo

| marzo 4, 2006


San José, 4 mar (EFE).- El ex presidente y Premio Nobel de la Paz 1987 Oscar Arias se declaró ganador de las elecciones presidenciales en Costa Rica y confió en el diálogo con su oponente, Ottón Solís, quien reconoció la derrota.


Arias aseguró anoche que es «el presidente de todos los costarricenses», tras escuchar la aceptación de la derrota de su adversario, poniendo así fin a un largo proceso de escrutinio manual que se prolongó 14 días y antes de que el tribunal electoral declare formalmente al presidente electo.


«Quiero aprovechar para agradecerle al pueblo costarricense, yo ya no soy el candidato, dejé de serlo el 5 de febrero, hoy soy el presidente de todos los costarricenses», afirmó Arias en las cercanías de su casa, al oeste de San José, tras escuchar el mensaje de Solís.


El ex presidente (1986-1990), del Partido Liberación Nacional (PLN, socialdemócrata), felicitó a Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro), ambos en la oposición, por haber demostrado la «hidalguía de reconocer este triunfo».


«Tengo una amistad con Ottón desde hace muchos años y sé muy bien que vamos a poder dialogar, que vamos a poder llegar a acuerdos respetándonos mutuamente», dijo Arias, de 65 años, al tiempo que aceptó que estaba esperando la felicitación de Solís.


El ganador de los comicios se mostró confiado en que el PAC será una «oposición constructiva», con la que buscará entablar el diálogo para buscar consensos que «construyan acuerdos» en grandes temas de la agenda del país.


El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) concluyó el miércoles 22 de febrero el recuento manual de los votos, pero no declaró al presidente electo debido a que tenía que resolver 696 denuncias de presuntas irregularidades presentadas en los comicios.


Los resultados del recuento dieron a Arias una estrecha ventaja de 18.165 votos (1,1 por ciento) sobre Solís, según cálculos de la Asociación de Prensa Extranjera (APEX) con base en actas oficiales del tribunal electoral.


En su mensaje de aceptación de la derrota, Solís expresó en una rueda de prensa que «ya no hay razón legal para esperar. El país necesita claridad. Oscar Arias Sánchez será el presidente a partir del 8 de mayo, le deseo lo mejor y espero que Dios lo ilumine».


El PAC presentó la mayoría de las 696 denuncias de irregularidades en el escrutinio, que fueron estudiadas y rechazadas posteriormente por el tribunal electoral.


Consultado al respecto, Solís únicamente dijo que «todas las denuncias estaban muy bien fundamentadas» y añadió que «el PAC no inventó las denuncias contra este proceso electoral» pero «quiero ser respetuoso de la institucionalidad».


Solís, un economista de 51 años, dijo en la sede de su partido junto a su esposa, Shirley Sánchez, y sus principales allegados, que el diálogo será muy necesario, por lo cual envió a Arias «una carta con algunas propuestas».


«En el PAC le atribuimos gran importancia al diálogo sin exclusiones y sin condenatorias divisivas de ningún tipo», agregó.


«Es tiempo para construir las coincidencias. Pero a ellas se puede llegar sólo si respetamos las diferencias y si respetamos al que difiere. Nuestro país no es un bloque monolítico, la elección ha sido clara», aseguró Solís.


El ex candidato pidió a todos los costarricenses que «acepten al nuevo presidente. No respondamos a quienes juegan con el estado de derecho, jugando con ese estado de derecho. No respondamos con un lenguaje violento», añadió.


De ser confirmado como presidente electo, Arias regresará al poder 20 años después de su primer mandato (1986-1990) y relevará a Abel Pacheco para un período de cuatro años a partir del próximo 8 de mayo.


El TSE dijo hoy que podría declarar al nuevo mandatario electo a finales de la próxima semana.