Antisirios buscan renuncia presidente libanés y culpan a Damasco


El denominado Grupo 14 de marzo, coalición que agrupa a políticos e intelectuales opuestos a la injerencia Siria en el Líbano, pidió hoy la convocatoria de una sesión extraordinaria del Parlamento libanés y acusó al presidente sirio, Bachar Al Asad, de ‘reanudar la guerra contra el Líbano’.


Antisirios buscan renuncia presidente libanés y culpan a Damasco

| diciembre 13, 2005

El denominado Grupo 14 de marzo, coalición que agrupa a políticos e intelectuales opuestos a la injerencia Siria en el Líbano, pidió hoy la convocatoria de una sesión extraordinaria del Parlamento libanés y acusó al presidente sirio, Bachar Al Asad, de ‘reanudar la guerra contra el Líbano’.


Además, ese grupo responsabilizó al régimen de Damasco del atentado que ayer, lunes, segó la vida del periodista y diputado Yibran Tueni, conocido por su firme oposición a la injerencia de Siria en la vida del Líbano y volvió a pedir la renuncia del presidente libanés, el cristiano pro sirio Emile Lahud.


‘El régimen de Damasco reanudó su guerra contra el Líbano al asesinar a Yibrán Tueni’, denunció en un comunicado el Grupo 14 de marzo, formado este año por políticos e intelectuales tras el asesinato, un mes antes, del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, del que la oposición libanesa ha culpado reiteradamente a los servicios secretos sirios.


Dentro del Grupo 14 de marzo se inscribe la corriente ‘Futuro’, mayoritaria en la Cámara y que dirige Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado.


Asimismo, estaba adscrito el propio Tueni, director del diario libanés ‘An Nahar,’ quien murió en un atentado con coche bomba similar al que acabó con la vida de Hariri.


El grupo se refirió, asimismo, a Bachar al Asad, de quien dijo que abrió el camino para esta situación de violencia ‘con amenazas flagrantes’.


El presidente sirio ha advertido en varias ocasiones de que si se desestabiliza su régimen, no habrá calma en ningún lugar de Oriente Medio.


Al Asad reiteró su advertencia la semana pasada, pocos días antes del asesinato de Tueni y de que anoche el director de la Comisión Internacional que investiga el asesinato de Hariri, el fiscal alemán Detlev Mehlis, presentara a la ONU el resultado de sus indagaciones.


El informe, que vuelve a denunciar la falta de cooperación del régimen de Damasco, será analizado hoy por el Consejo de Seguridad, que ya ha advertido de que puede imponer sanciones.


En el comunicado, leído por el diputado Butros Harb, el Grupo del 14 de marzo también pidió una reunión extraordinaria del Parlamento para analizar la situación actual y exigir una vez más la renuncia del presidente Emile Lahud.


El mandatario libanés debía haber abandonado su puesto en agosto de 2004, pero en aquella fecha la mayoría pro siria que controlaba la Asamblea decidió prorrogar tres años más su mandato pese a la oposición del resto del país.


La medida propició que la ONU aprobara la resolución 1559, que pedía la retirada de las tropas sirias del Líbano y el desarme de todas las milicias libanesas, y supuso el inicio de la inestabilidad y la violencia que agita el país.


Durante una reunión celebrada en la sede de ‘An-Nahar’, la coalición antisiria también pidió al Gobierno que refuerce el dispositivo de seguridad para evitar atentados como el que el lunes segó la vida del periodista, de religión cristiana ortodoxa.


Además, instaron a los ministros chiíes que se retiraron anoche de la reunión del Gabinete por desavenencias, que vuelvan a la disciplina del mismo.


Los ministros, miembros de los grupos Amal y Hizbulá, decidieron abandonar la sala al no estar de acuerdo con la decisión de pedir que se forme un tribunal internacional que juzgue a los autores de todos los asesinatos cometidos en el Líbano durante el último año.


Asimismo, el Grupo 14 de marzo convocó a los libaneses a una jornada de huelga mañana, miércoles, en protesta por el asesinato de Tueni y para que puedan asistir a sus funerales.


Hoy, cientos de personas se acercaron a la iglesia de Mar Kola, en el sur de Beirut, para expresar sus condolencias a la familia del periodista asesinado.


En Achrafie, el barrio del que procedía Tueni, el ambiente esta mañana era ya de luto, con todos los comercios, escuelas, mercados y bancos cerrados.